Soldados rescatan a un menor migrante de las aguas del Río Grande en Texas

0
10
495292

INMIGRACIÓN

Los Ángeles, 21 abr (EFE News).- Soldados desplegados en la frontera sur de Estados Unidos rescataron de las aguas del fronterizo Río Grande a un niño indocumentado que fue dejado atrás por un grupo que se regresó a territorio mexicano al ver a los militares, informó este miércoles en un comunicado la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

El rescate ocurrió a media tarde del 19 de abril cuando varios indocumentados estaban cruzando el Río Grande en el área de Laredo, Texas, y se regresaron al ver a los soldados estadounidenses.

Uno de los soldados notó que uno de los migrantes se quedó del lado estadounidense luchando por salir del río, por lo que acudió a recatarlo, detalló el comunicado.

El menor, de origen salvadoreño, no necesitó ser trasladado a un hospital después de ser rescatado, y fue puesto bajo custodia del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS).

Esta es la segunda vez este año que los soldados desplegados para apoyar a la CBP a lo largo de la frontera sur han ayudado a salvar una vida en el río.

“Es frustrante para mí, como padre, ver a un niño pequeño abandonado por los contrabandistas para valerse por sí mismo en las rápidas corrientes del Río Grande”, dijo el jefe de CBP en Laredo, Matthew J. Hudak, quien aplaudió la labor del soldado.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, desplegó desde marzo pasado a soldados de la Guardia Nacional para ayudar con la abrumadora llegada de inmigrantes a través de la frontera.

Este martes el gobernador de Arizona, Doug Ducey, declaró estado de emergencia en seis condados, ordenando el envío de 250 soldados de la Guardia Nacional a la frontera con México.

La movilización de las tropas en Arizona tendrá un costo inicial de 25 millones de dólares, el cual será cubierto completamente por el estado.

La Guardia Nacional primero se concentrará en Yuma, pero será enviada a donde se requiera a lo largo de la frontera por el tiempo que sea necesario.

Los soldados ayudarán con el cuidado médico en centros de detención, y analizarán imágenes de satélite para conocer las tendencias migratorias y los corredores utilizados por los traficantes de humanos y de drogas, explicó Ducey.