Socialistas españoles reivindican su legado y exhiben unidad

0
8
699233

ESPAÑA POLÍTICA

Madrid, 16 oct (EFE).- Los socialistas españoles reivindicaron este sábado su legado y exhibieron unidad en el congreso que el partido gobernante celebra este fin de semana, con la presencia de los expresidentes del Ejecutivo y líderes históricos del PSOE Felipe Gonzáles y José Luis Rodríguez Zapatero.

El PSOE celebra su 40 congreso en la ciudad de valencia (este) en un ambiente distendido, muy diferente al anterior cónclave socialista de 2017, donde había una gran división entre los partidarios de Pedro Sánchez, actual líder del partido y presidente del Gobierno, y su entonces contrincante a la dirección del partido, la expresidenta de Andalucía Susana Díaz, que estaba apoyada por la mayoría de líderes regionales y antiguos dirigentes.

Sin embargo, este sábado los socialistas mostraron unidad y reconocimiento de sus antiguas figuras, entre ellas Felipe González, primer presidente socialista tras la restauración democrática (1982-1996), y José Luis Rodríguez Zapatero, jefe del Ejecutivo de 2004 a 2011, que estuvieron acompañados del también exsecretario general del PSOE Joaquín Almunia, antiguo vicepresidente de la Comisión Europea.

Los tres fueron recibidos por un largo aplauso por parte de los delegados socialistas y, en sus discursos, tanto González como Rodríguez Zapatero defendieron el legado que el PSOE ha aportado a España en las últimas décadas de democracia.

González, referente histórico del socialismo español y crítico en ocasiones con el actual líder socialista, recalcó su lealtad “con un proyecto político que encabecé durante 23 años como secretario general, 13 y medio como presidente del Gobierno y que ahora -dijo- encabezas tú, Pedro Sánchez”.

Pero también reivindicó su pasado y afirmó sentirse “orgulloso de ser de los pocos que quedan de la generación de eso que se dice el régimen del 78”, concepto acuñado por el exlíder de la formación izquierdista Podemos Pablo Iglesias, que hace referencia a la generación de políticos que participaron en la transición de la dictadura a la democracia y que, gracias a acuerdos, fraguaron la Constitución de 1978.

Por su parte, Rodríguez Zapatero afirmó que están desarrollando “un congreso de unidad, de futuro, de socialdemocracia avanzada, renovada, fuerte, joven, dinámica”, por lo que van a salir a “ganar los próximos ciclos electorales en España, no tengáis ninguna duda”, concluyó.

Además de defender el valor del diálogo y el pacto en la política, reivindicó el feminismo y la igualdad de las mujeres, y aseguró que los congresos del PSOE fueron siempre la antesala de nuevos avances, por lo que confió en que en este se abra la puerta a abolir de manera decidida la “aberración ética” que supone la prostitución.

El PSOE apuesta por la unidad y aparca las disputas internas en un momento en que preside el Gobierno de España y dirige el Ejecutivo de ocho de las diecisiete regiones españolas.

Los socialistas se plantean este congreso como un impulso político para los dos años que restan de la legislatura española, en los que se deberá ejecutar los importantes ingresos que vienen de Bruselas como fondos de reconstrucción tras la pandemia.

El escenario político está viviendo el avance, según las encuestas, del principal partido de la oposición, el conservador Partido Popular (PP), y la consolidación como figura política a la izquierda del PSOE de la líder de Unidas Podemos, Yolanda Díaz, vicepresidenta segunda del Gobierno de coalición español, presidido por Sánchez.