Sobrevivientes celebraron la vida en Navidad

0
68

•Un grupo de mujeres que logró sobreponerse al  cáncer de mama, se reunió para celebrar un año más con vida. Compartieron sus historias y sueños enviando un mensaje de esperanza para quienes sean diagnosticadas con esa enfermedad. 

Por Williams Viera | [email protected]

Winston-Salem, NC.-  Alegría en vez de dolor fue lo que vivieron más de 150 hispanos que se reunieron para mostrar con  poesía y prosa de la vida, las dos facetas del alma, su agradecimiento por ser “sobrevivientes de cáncer”.

En un salón de ‘Trinity United Methodist Church’ el grupo de guerreras contra la dura enfermedad compartieron sus historias en un ambiente íntimo y con el espíritu y fuerza que ganaron en la batalla más dura para salvar su vida y seguir con sus familias.

La fiesta fue amenizada por la voz de la cantante Tina Arell, quien interpretó temas mexicanos y de  otras latitudes. De igual manera, el grupo de baile de la Iglesia de Nuestra Señora de la Merced dio una muestra de danzas tradicionales y la instructora de zumba María Virginia Roa puso el toque del baile y movimiento entre las asistentes.

Como parte de su recuperación y nuevo estilo de vida, las mujeres compartieron un menú natural y con mucho cuido de las necesidades alimenticias que necesitan quienes han luchado contra el cáncer de mama.

“¡Esto es increíble!, nos sentimos más vivas que nunca cada vez que escuchamos música, pero más animadas cuando nos miramos y podemos ver a nuestros hijos y esposos a nuestro lado luego de enfrentar una enfermedad tan  grave”, dijo Zela Fisher, hondureña que sufrió de cáncer de mama y quien vive hace varios años en Winston-Salem.

La reunión de convivencia tenía como fin  “celebrar, en diciembre, un año más de vida por ser un mes de sueños, de esperanza, de fe y en la cual está la plenitud de la vida”, dijo Gloria Galeano Hall, quien trabaja con Cáncer Services como educadora en prevención de cáncer en la comunidad hispana del Triad.

Según cifras de esa organización, al finalizar 2017 se habrá detectado 8.580 nuevos casos de cáncer de mama en Carolina del Norte, mientras que 1.360 será la cifra de muertes por esa enfermedad, que es la principal causa de dolor entre la comunidad hispana por representar el 22 por ciento de sus decesos.

Un triunfo

De las 150 personas que se reunieron, 90 eran sobrevivientes y en este grupo estaban, entre otras, mujeres procedentes de México como Alicia Hernández, Dinora Aquino Reyes y Carmela Romero; de Perú, Rosana Carrillo; de Honduras, Zela Fisher; y de Colombia, Elizabeth Chalarca.    

“Este convivio, es celebrar el triunfo de la vida, desgarrada y rebelde, sobre el dolor y la muerte por una enfermedad que hemos padecido, pero aquí estamos disfrutando de este diciembre frío con el calor de todas nosotras”, dijo Chalarca.

Reciben ayuda

Cancer Services’, 3175 Maplewood Avenue, en Winston-Salem, es una organización que ayuda con implantes, sostenes,  asesoría médica y sicológica, y lo mejor, las pacientes asisten a sus tratamientos sin que tengan que pagar nada.

Galeano, en sus charlas de prevención, siempre insiste que las mujeres deben realizarse, a diario, un autoexámen de pecho. ¿Qué se busca con eso? Estar pendiente de una alteración en la piel de la mama (como grietas rojas o asperezas) y cambios en el color de la aréola, aumento del número de pequeñas venas visibles en el pecho, asimetrías evidentes en el tamaño de las mamas, pezón retraído hacia adentro o algún pequeño bulto del tamaño de un guisante, inmóvil al tocarlo, que no tiene por qué doler. “Con un diagnóstico precoz, la tasa de supervivencia asciende a 82.2 por ciento en Carolina del Norte y el 85 por ciento luego de cinco años, por encima de la medida que se registra en Estados Unidos”, aseveró la facilitadora de salud.

Leave a Reply