Sevilla ganó en su única visita a Austria y un tercio de salidas en Champions

0
11
759271

FÚTBOL LIGA CAMPEONES: SALZBURGO-SEVILLA

Sevilla, 6 dic (EFE).- El Sevilla, que el miércoles está obligado a ganar en Salzburgo para meterse en los octavos de final de la Liga de Campeones de fútbol, ganó su único encuentro jugado hasta ahora en Austria y también en diez de los 32 partidos disputados como visitante en la máxima competición continental.

Los sevillistas presentan un balance de igualdad casi perfecto en sus desplazamientos en la Liga de Campeones, ya que han cosechado, además de esa citada decena de triunfos, once empates y otras tantas derrotas.

El único precedente en Austria de la historia sevillista fue en un partido de vuelta de la ronda previa de la Copa de la UEFA 2008-09 (actual Liga Europa), precisamente en Salzburgo, donde el equipo adiestrado por Manolo Jiménez ganó por 0-2 (ambos goles del francomalí Frederic Kanouté) al equipo centroeuropeo.

En la fase de grupos de la Liga de Campeones de la pasada temporada, los jugadores de Julen Lopetegui vencieron en dos de sus tres desplazamientos: 1-2 al Krasnodar ruso (con goles de Rakitic, Munir y del local Wanderson) y 1-3 al Rennes francés (con doblete de En-Nesyri, un tanto de Koundé y descuento final de Rutter).

La mejor campaña de Champions de la historia del Sevilla fueron los cuartos de final de la edición 2017-18, cuando eliminó en octavos al Manchester United al vencer por 1-2 en Old Trafford, donde el galo Wissam Ben Yedder hizo los dos goles sevillistas y Lukaku marcó para los ingleses.

En la ronda previa de esa misma temporada, el equipo del barrio de Nervión superó al Basaksehir turco gracias a su victoria por 1-2 en Estambul en un encuentro en el que Sergio Escudero abrió el marcador, empató Eljero Elia y desniveló la balanza Ben Yedder.

La primera victoria a domicilio del Sevilla en la máxima competición continental fue en su cuarto viaje, en la eliminatoria previa de la edición 2007/08, que decidió con un 1-4 en Atenas sobre el AEK. Por los griegos marcó Rivaldo para maquillar un marcador que habían disparado Luis Fabiano (2), Keita y Kerzhakov.

En aquella temporada, los sevillistas ganaron en dos de sus tres desplazamientos, por 0-2 (con doblete de Renato) al Steaua en Bucarest y por 0-3 (goles de Luis Fabiano, Kanouté y Dani Alves) al Slavia en Praga.

Las otras tres victorias sevillistas a domicilio en la Liga de Campeones fueron un 0-1 en el campo del Dinamo de Zagreb (gol de Nasri), un 1-4 en Glasgow frente al Rangers (Luis Fabiano, Konko, Adriano, Kanouté y el local Nacho Novo) y un 1-3 en Stuttgart (doblete de Squillaci, Jesús Navas y descuento de Elson).