Seúl resta peso al primer ensayo de misiles norcoreano de la era Biden

0
15
461402

COREA DEL NORTE MISILES

Seúl, 24 mar (EFE).- Corea del Sur quitó hoy peso al primer ensayo de misiles norcoreano realizado desde la llegada al poder de Joe Biden, lo que apunta a una estrategia coordinada entre Seúl y Washington para incentivar aparentemente el diálogo con Pionyang.

El lanzamiento se realizó el pasado fin de semana sin que nadie lo anunciara, ni siquiera Pionyang, y la primera información al respecto fue adelantada por medios desde EE.UU., algo muy inhabitual en estos casos y que viene a subrayar el perfil bajo que tanto Corea del Sur como Estados Unidos le quieren conferir a esta prueba.

Horas después de que altos funcionarios estadounidenses restaran importancia a estos ensayos, el ejército surcoreano ofreció a través de un comunicado algunos detalles sobre la prueba, aunque al mismo tiempo indicó que no hay intención de revelar “toda la información” relacionada.

SEGUIMIENTO EN TIEMPO REAL

“El ejército de la República de Corea (nombre oficial del Sur) monitorizó la prueba de misiles en tiempo real en cooperación con EE.UU. tras captar los preparativos”, explicó el Estado Mayor Conjunto (JCS) sureño en el escrito.

La prueba se produjo “en la mañana (hora local) del domingo 21 de marzo” y se detectó el lanzamiento “de lo que se sospecha que son dos misiles de crucero desde Oncheon (a unos 45 kilómetros al suroeste de Pionyang)” hacia el Mar Amarillo (llamado “Mar del Este” en las dos Coreas), según el JCS.

Ha Tae-keung, parlamentario del principal bloque opositor surcoreano -el conservador Partido del Poder Popular (PPP)- y que es miembro del comité de inteligencia de la Asamblea Nacional, publicó un mensaje en la red social Facebook indicando que el lanzamiento sucedió el domingo a las 6.36 hora local (9.36 GMT del sábado).

También añadió que tanto Corea del Sur como EE.UU. estaban al tanto de lo ocurrido y que decidieron no hacerlo público.

LANZAMIENTOS NO SANCIONADOS

Las pruebas con misiles de crucero, como la realizada el domingo, no vulneran resoluciones de la ONU, las cuales prohíben a Corea del Norte testar misiles balísticos y armas nucleares (ensayos que lleva sin realizar desde noviembre de 2017).

Después de que medios estadounidenses adelantaran que se había producido el ensayo, funcionarios de EE.UU. ya indicaron que el armamento probado por Pionyang “no está cubierto por resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU” y que entra dentro de las actividades militares “normales” norcoreanas.

Añadieron también que Washington -que ha intentado contactar al régimen sin éxito desde febrero- sigue dispuesto a dialogar.

El propio presidente estadounidense, Joe Biden, comentó después que “nada ha cambiado mucho” a raíz del ensayo y la Oficina Presidencial surcoreana ni siquiera se pronunció al respecto pese a las insistentes consultas de los medios.

EJERCICIOS INVERNALES

A su vez, el ejército norteño se encuentra realizando sus maniobras invernales hasta final de marzo, por lo que este ensayo se puede enmarcar en ese contexto.

Asimismo, el que la propaganda norcoreana no haya querido informar de esta operación hace pensar a algunos expertos que pudo tratarse de un test fallido.

En todo caso, se trata de la primera prueba de armas norcoreana desde la llegada al poder de Biden y llega después de que Pionyang sugiriera esa posibilidad la semana pasada coincidiendo con unas maniobras conjuntas Seúl-Washington y la visita de los secretarios de Estado y Defensa de EE.UU. a la capital surcoreana.

También es el primer ensayo por parte del régimen desde el 14 abril de 2020, cuando disparó varios misiles de crucero antibuque, un tipo de armamento que muy posiblemente haya utilizado también en este caso.

Ante el atasco que sufre el diálogo sobre desnuclearización desde 2019, en enero el líder norcoreano Kim Jong-un ya instó a la Administración Biden a proponer nuevas alternativas para retomar pronto las conversaciones, advirtiendo que Pionyang preparaba nuevos test de armas.

A su vez, la revisión de la estrategia estadounidense hacia Corea del Norte que encargó Biden cuando llegó al poder en enero y de la que poco o nada se sabe se encuentra aparentemente en su etapa final.

En ese sentido, el asesor de seguridad nacional de Biden, Jake Sullivan, recibirá a finales de la semana que viene en Washington a sus homólogos de Japón y Corea del Sur, Shotaro Yachi y Suh Hoon, para abordar esta nueva estrategia.