Seúl ansía otra cumbre con Pionyang pero precisa que aún “no se ha discutido”

0
5
608562

COREA DISTENSIÓN

Seúl, 28 jul (EFE).- Seúl ansía una cumbre con Pionyang antes de que expire el mandato del presidente surcoreano Moon Jae-in el próximo mayo aunque es algo que aún “no se ha discutido”, explicaron hoy portavoces presidenciales surcoreanos, un día después de que ambas Coreas retomaran la comunicación por primera vez en un año.

“Espero que así sea”, dijo el portavoz Park Soo-hyun en la cadena de radio MBC al ser preguntado si ve posible que Moon y el líder norcoreano Kim Jong-un vuelvan a encontrarse tras el restablecimiento de intercambios telefónicos entre ambos vecinos, técnicamente aún en guerra.

Park recordó durante la entrevista que la “desnuclearización (de la península coreana) es el objetivo definitivo” y que en ese sentido “una cumbre intercoreana sería otro paso importante” en el proceso de paz.

De cara a incrementar “el diálogo y las negociaciones”, Park consideró que una opción para complementar los actuales canales de negociación sería el establecimiento de un sistema de videoconferencia, aunque no apuntó a la posibilidad de que los líderes de las dos Coreas pudieran utilizarlo directamente.

En respuesta a una pieza publicada este miércoles por la agencia Reuters que afirmaba, citando fuentes gubernamentales en Seúl, que se está negociando ya la celebración de una cumbre de líderes, otra portavoz presidencial, Park Kyung-mi, remitió un comunicado afirmando que dichos reportes “no son verdad” y que el asunto “no se ha discutido”.

Pionyang aceptó reanudar este martes las comunicaciones telefónicas con Seúl 13 meses después de haber optado por ignorar las llamadas del país vecino, al que acusó de no impedir el envío, mediante globos, de propaganda contraria al régimen norcoreano por parte de activistas desde el Sur.

El restablecimiento de las líneas llega después de que Corea del Norte, que aún no ha reportado un solo positivo de COVID-19, haya pasado más de un año de aislamiento extremo tratando de combatir la pandemia, con sus fronteras cerradas a cal y canto desde enero de 2020.

Aunque la ONG Human Rights Watch (HRW) ha informado que el régimen comenzó a reabrir progresivamente sus fronteras al tránsito de personas el pasado junio, la mayoría de expertos duda que actualmente el régimen esté dispuesto a mantener encuentros diplomáticos en persona.

Consideran que el avance de la variante delta en Corea del Sur y otros países del entorno y el hecho de que Corea del Norte no haya recibido aún vacunas para inmunizar a sus 25 millones de habitantes contra el patógeno, hacen aún más difícil que el régimen quiera mantener encuentros cara a cara.