Senado de Carolina del Norte aprueba la HB370

0
11273
1 Senadores y representantes estatales junto a integrantes de El Colectivo NC manifestaron frente a la Asamblea General su oposición al proyecto HB 370. / Foto por Walter Gómez.

Con 26 votos a favor y 17 en contra, los senadores estatales dieron paso a una de las propuestas antiinmigrantes más duras en el estado. Para que se convierta en ley todavía falta que el proyecto vuelva al Congreso y luego pase a la mesa del gobernador, quien decidirá si la firma o la veta.

Los republicanos justificaron el proyecto como una forma de proteger la seguridad nacional, mientras el gobernador Roy Cooper lo tachó de “inconstitucional”.

 

Por Mayra Arteaga

[email protected]

Charlotte, NC.-  Tras un intenso debate este lunes 24 de junio, los miembros del Senado estatal terminaron votando a favor del proyecto HB370, mismo que obligaría a los 100 alguaciles del estado a colaborar con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) en la retención de indocumentados que caen en sus cárceles.

Con 26 votos a favor (todos republicanos) y 17 en contra, los legisladores le dieron paso a la versión reformada de esta propuesta, que incluye las recomendaciones de la Asociación de Alguaciles de Carolina del Norte, quienes respaldaron la iniciativa.

La nueva versión incluye la obligatoriedad impuesta a los alguaciles a entregar a ICE a todos los inmigrantes indocumentados, sin importar la causa, que lleguen a sus cárceles. También destituiría a los alguaciles que se nieguen a colaborar con Inmigración.

Al cierre de esta edición, se supo que la propuesta pasa a nuevamente a la Cámara de Representantes, donde debe ser votada y, luego, sería enviada al escritorio del gobernador Roy Cooper.

Oposición

Pese a no dejar en claro si vetaría el proyecto antiinmigrante HB370,  Cooper emitió este lunes un comunicado en el que manifestó su oposición a lo que describió como una propuesta “inconstitucional”.

“Como exalto funcionario policial en nuestro estado, sé que la ley actual nos permite encerrar y procesar a delincuentes peligrosos sin importar el estado de inmigración”, dijo Cooper en la declaración. “Este proyecto de ley no se trata de eso, además de ser inconstitucional, se trata de anotar puntos políticos y usar el miedo para dividirnos”, destacó el funcionario.

Para convertirse en ley, la HB 370 necesitaría la aprobación de Cooper o de las mayorías en la legislatura.

El alguacil de Mecklenburg, Garry McFadden, luego de participar en una protesta en Charlotte en contra de esta propuesta, envió un comunicado en el que expresó que “me decepciona que nuestros legisladores estatales han votado para aprobar el proyecto de ley HB370. La aprobación de este proyecto (…) es un desafío directo a las demandas de nuestros constituyentes”.

McFadden dijo también que esta “erosiona la autoridad constitucional de todos los Sheriff elegidos en el estado de Carolina del Norte y elimina la capacidad de las comunidades locales para establecer sus propias políticas que impactan negativamente la seguridad pública”.

Los protestantes en Charlotte calificaron el procyeto de ‘racista’ en clara oposición a los alguaciles afroamericanos que escucharon las voces de sus votantes y decidieron dejar de operar los programas de colaboración con ICE.

En la Asamblea General también se reunieron activistas para protestar contra el proyecto y exigir al gobernador Cooper que rompiera su silencio y se pronunciara en contra de la HB370.

Lo que viene

Tras haber sufrido modificaciones, el proyecto pasa al Congreso, donde, una vez votado y aprobado, será enviado al escritorio del gobernador Cooper, quien cuenta con 10 días para firmarlo o vetarlo.

 

En caso de que lo vete, como esperan las organizaciones proinmigrantes, el proyecto volvería a ambas cámaras para conseguir superar la decisión del gobernador. Los republicanos, al haber perdido la supermayoría durante las elecciones del pasado noviembre, necesitan el apoyo de legisladores demócratas para conseguir que este proyecto se haga ley.

De conseguirlo, Carolina del Norte sería el segundo estado del sureste del país en contar con una dura ley antiinmigrante. El primero en conseguirlo fue Florida, donde el pasado 14 de junio el gobernador Ron DeSantis firmó la SB168, un proyecto similar a la HB370, que entrará en vigor el próximo 1 de julio.

Acciones

En un afán por detener esta propuesta, grupos estatales han llamado a la comunidad a participar en una campaña de llamadas y mensajes a los legisladores estatales para pedir que no apoyen el proyecto.

Stefanía Arteaga, de Comunidad Colectiva, en Charlotte, dijo que es necesario que la comunidad se una y firme la petición en línea StopHB370 y participe en las actividades programadas por las diferentes organizaciones que defienden a los inmigrantes.

“Es crítico que nos involucremos y que exijamos a los legisladores que no den su respaldo a esta propuesta que no es más que una de frustración de ICE ante la decisión de la comunidad de no seguir operando los programas de terror que tenían con los condados de Mecklenburg y Wake, por ejemplo, donde en diciembre pasado se acabó con el 287g, a petición de los votantes”, dijo la activista.

 

 

SHARE

Leave a Reply