Semana Santa: los días del silencio y la reflexión

0
158

Por Williams Viera | [email protected]

Winston-Salem, NC.- La Semana Santa,  que se inició el pasado 25 de marzo con el Domingo de Ramos y que termina este 1 de abril, con el consabido Domingo de Resurrección, marca el paso de una de las tradiciones religiosas más arraigadas en la comunidad latina de los Estados Unidos.

En las iglesias la asistencia fue masiva. Al menos, en la Iglesia  La Merced, 1730 Link Road, en Winston-Salem, punto de referencia de los hispanos católicos, más de 600 personas, recibieron a la entrada hojas de palma, en remembranza de la entrada de Jesucristo, previo enfrentar su jucio.

Igual aconteció, según el diácono Enedino Aquino, en las diferentes parroquias de Greensboro, pero en especial en la Iglesia Santa María que se encuentra en 1414 Gorrel Street y en Nuestra Señora de la Gracia con sede en el 2203 W. Market Street.

“La presencia de los feligreses en las iglesias da a entender por estos días lo que es la Semana Santa: el inicio del calvario de Nuestro Señor, su muerte y su pasión”, dijo Aquino.

Y el diácono, de paso, recordó la época de su juventud durante la Semana Santa de cuando él vivía en Tampico.

“No se le hacía daño a ningún hermano y se realizaba  una sucesión de normas que nuestros mayores se empeñaban en cumplir. Estaba la prohibición de comer carne, la radio apagada, la ropa negra como si estuvieran traumatizados por el miedo mientras las calles se veían sin vehículos y sin peatones. Era una época de respeto, así me lo inculcó mi abuela, y  la época estaba cargada de dramatismo acompañado de procesiones”, dijo Aquino.

Tres puntos

Tony Barbosa, pastor de la iglesia ‘El Buen Samaritano’, en  2800 Ludwig Street, en Winston-Salem, considera que “la Semana Santa tiene que ver con recordar tres cosas importantes: la muerte, sepultura y resurrección de Jesús. El pensar en su pasión es entender que para ser Él nuestro Salvador nos sustituyó en esa cruz que merecíamos”.

El pastor Barbosa, quien es de San José, Costa Rica, recuerda que acompañaba al guía espiritual de su congregación a zonas rurales.

“En esas visitas veía gente necesitada del amor de Dios y de otras cosas. Aprendí, en esos años, a servir a los más necesitados”, dijo Barbosa.

En el caso de Jesús sentenciado a muerte, pero luego es llevado por dos soldados romanos ante Pilatos mientras él se lavaba las manos, el pastor Barbosa dijo: “No creo que Pilatos haya sido responsable de la muerte de Jesús. Él dijo, ‘nadie me mata. Yo entrego mi vida’. En realidad, esas personas fueron usadas para que se cumpliera un propósito. Jesús fue a la cruz por amor a nosotros de manera voluntaria”.

Renovar la fe

Enrique Alcántara, de 65 años y pastor peruano de la iglesia ‘Cordero de Dios’, sostiene que “la Semana Santa es un buen momento para pensar, meditar y reflexionar sobre el pasado, presente y el futuro de nuestra vida. Es tiempo de renovar nuestra fe y de encontrar el camino de la reconciliación con todos. Dios nos dice en su palabra que Él es el principio y el fin”.

La Semana Santa, en su contexto, sirve para reflexionar y  encontrar la coherencia de vida porque el tiempo del oficio de las tinieblas quedó atrás.

Donde ir
En Winston-Salem:
Iglesia la Merced,
1730 Link Road, Winston-Salem.
Jueves Santo, 29 de marzo,
7:30 p.m., misa de la Última Cena.
Viernes Santo, 30 de marzo,
5:00 p.m., vía crusis.

En Greensboro:
Iglesia Santa María, 1414 Gorrel Street.
Viernes Santo, 1:00 p.m., Vía crusis.
Iglesia Nuestra Señora de la Gracia, 2203 W. Market Street, Vía crusis.

En Asheboro:
Iglesia San José,
512 W. Wainman Avenue.
Jueves Santo, 29 de marzo, 7 p.m.
Viernes Santo, 30 de marzo, desde las 10 a.m. Vía crusis, en el 837 Hub Morris Road, Randleman.

Leave a Reply