San José, CR.- El botín que sobra en la Selección de Amputados de Costa Rica se ha convertido en la ilusión de 15 deportistas para poder conseguir el dinero necesario para asistir al Mundial de fútbol de esa categoría, que se disputará este mes en México.

“El botín que me sobra” es una campaña con la que la Selección de Fútbol de Amputados promueve la venta de un botín a precio de colección, 1.500 dólares, para poder pagar los traslados y gastos necesarios para representar a Costa Rica en el Mundial.

“Queremos hacer énfasis a una parte que, en algún momento, nosotros tuvimos que dejar ir”, expresó el defensa central de la selección, Gustavo Molina, de 33 años.

Cada vez que Molina compra un par de tacos tiene que desechar uno, debido a que un accidente de tránsito en el 2009 provocó que su pierna le fuera amputada en el instante.

Él junto con otros 14 seleccionados ahora buscan sacarle provecho a ese botín que no utilizan para poder ayudarse con los gastos del viaje y asistir el Mundial de México, al cual clasificaron.

SHARE

Leave a Reply