Seat centra su apuesta en Cupra, que en 2030 sólo tendrá gama eléctrica

0
7
654421

SEAT COCHE ELÉCTRICO

Múnich (Alemania), 7 sep (EFE).- Seat acelera en sus planes de electrificación y ha puesto ya fecha, el año 2030, al momento en que su marca Cupra, elegida para lanzar los vehículos cien por cien eléctricos, sólo contará con modelos de cero emisiones contaminantes y dejará atrás para siempre la etapa de combustión.

El presidente de Seat, Wayne Griffiths, ha dado este martes nuevos detalles sobre la estrategia de la filial española del Grupo Volkswagen de transición hacia el vehículo eléctrico durante la presentación a la prensa del prototipo urbano sin emisiones de Cupra en el Salón Internacional del Automóvil IAA de Múnich (Alemania).

Así, el modelo pequeño eléctrico que Seat ambiciona producir en Martorell (Barcelona) a partir de 2025 será Cupra, la segunda marca de la compañía que ha ido creciendo en importancia en los últimos años hasta centrar en estos momentos gran parte de los esfuerzos de la actual dirección.

“Estamos avanzando muy bien en el proyecto de electrificación de Seat que es también un proyecto de país. Sabemos qué coche queremos hacer, que se lanzará a partir de 2025 y que será Cupra”, ha dicho Griffiths.

La planta de Martorell será también muy probablemente la encargada de ensamblar a partir de esa fecha modelos eléctricos pequeños de otras marcas del Grupo Volkswagen, como Skoda o Volkswagen, lo que contribuirá a llenar la instalación, la principal fábrica de automóviles de España.

Los planes de Seat y el consorcio alemán son producir en Martorell 500.000 coches eléctricos al año.

Estos planes van tomando forma con decisiones como la anunciada este lunes por el consorcio alemán de encargar a Seat el desarrollo de la plataforma sobre la que se fabricarán los coches eléctricos pequeños del grupo.

El consejero delegado de la marca Volkswagen, Ralf Brandstatter, dijo este lunes en Múnich que es “muy probable” que fabriquen los vehículos pequeños de la compañía en España.

Por su parte, el protagonismo de Cupra en la estrategia eléctrica de Seat llevará además a esta marca a centrarse en exclusiva en los modelos sin emisiones a partir de 2030, tal y como ha adelantado el presidente de la compañía.

El prototipo que Cupra presenta en el Salón de Múnich, bautizado como Cupra UrbanRebel, es el de un vehículo urbano cien por cien eléctrico que Seat define como “la interpretación más radical” de este tipo de coche de cero emisiones.

Griffiths ha destacado que en el último mes el Cupra Formentor es el segundo coche electrificado más vendido, en su versión híbrida, lo que indica que el mercado se mueve y tienen “la fuerza suficiente para conseguir el éxito comercial”.

Los planes para la marca Seat (la histórica) son más imprecisos y Griffiths ha dejado en el aire la posibilidad de que cuente algún día con modelos cien por cien eléctricos. “Las dos marcas se combinan y no se pueden duplicar todas las tecnologías en las dos marcas”, ha dicho.

De momento, la marca Seat cuenta con modelos de combustión e híbridos enchufables, aunque la estricta regulación europea no beneficia la supervivencia de los vehículos con tecnologías contaminantes.

Preguntado por la propuesta de la Comisión Europea de avanzar a 2035 la prohibición de fabricar coches con combustibles contaminantes, Griffiths ha asegurado que los híbridos enchufables “tienen mucho sentido en países donde la gente no puede aparcar en casa y habrá demanda fuerte en próximos años”.

“Los híbridos enchufables serán muy importantes en los próximos años, hasta 2025. Jugarán un papel más grande que el eléctrico”, ha asegurado.

La apuesta de Seat por los vehículos eléctricos permitirá también a la marca evitar multas como la que recibió en 2020, de algo más de 200 millones de euros, por superar los niveles de emisiones contaminantes.

Respecto a la ubicación de la gigafábrica de baterías que el consorcio planea instalar en España, Griffiths se ha limitado a decir: “Cuando tengamos algo decidido ya informaremos”.

El primer vehículo eléctrico de Cupra llegará este noviembre, el Cupra Born, que se fabricará en una factoría del grupo Volkswagen en Alemania, y que se pretende que salga a un precio asequible, similar al de un Seat León con ayudas. Además, Seat ha anunciado también el Cupra Tavascán, un SUV grande eléctrico para el 2014.

Más allá de los planes de futuro, Seat está sufriendo el impacto de la falta de semiconductores, lo que le ha obligado en más de una jornada a cerrar la fábrica de Martorell, afectando así a sus previsiones de producción y de resultados económicos.

Griffiths ha asegurado que los problemas, que afectan a toda la industria mundial del automóvil, continuarán en lo que queda de año.