Lima, Perú.- La población de Perú, estimada en 30 millones de personas, acató en su mayoría a la orden de inamovilidad, permaneciendo en sus hogares, para responder el cuestionario del XII censo de Población, VII de Vivienda y III de Comunidades Indígenas.

Desde las 8.00 hasta las 17.00 hora local, las familias debieron permanecer en sus casas a la espera del empadronador.

Las calles de Lima, la capital con nueve millones de habitantes, lucieron vacías debido a la suspensión del transporte público y particular, el cierre de los mercados y tiendas comerciales, así como la paralización de todo tipo de actividades sociales.

En tanto, los turistas fueron los únicos con facilidades para desplazarse con normalidad en los terminales aéreos y terrestres, dado que los centros arqueológicos y turísticos permanecieron abiertos para ellos.

Leave a Reply