• Con la celebración del Memorial Day, este 28 de mayo, se abre oficialmente la temporada de piscinas en el país. Expertos aconsejan tomar medidas de seguridad para evitar desgracias.

Por Mayra Arteaga | [email protected]

Greensboro, NC.- Cada año, aproximadamente una de cada cinco personas que mueren ahogadas son niños menores de 14 años y  por cada menor que pierde la vida otros cinco son atendidos en las salas de emergencia por lesiones provocadas por sumersión, de acuerdo a la información recolectada por  los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

De hecho, señalan los CDC,  el ahogamiento sigue siendo la principal causa de muerte entre los niños menores de 4 años en la mayoría de los estados del sur, en hechos que ocurren mayormente en piscinas y spas en el patio de casas residenciales y complejos de apartamentos.

Mayo es el Mes Nacional de Prevención de Ahogamiento y ha señalado históricamente el comienzo de una temporada que resulta en tragedias en todo el país que, según las agencias de salud del estado de Carolina del Norte, representan el 12.44% de las muertes en menores entre cero y 17 años de edad.

Por ello, el CDC recomienda a padres y cuidadores mantenerse siempre cerca de los menores cuando estos estén dentro o cerca de las piscinas, conocer dónde está  la bomba de drenaje y tener siempre a la mano un teléfono confiable para llamar al servicio de emergencia (911) lo más pronto posible.

Hechos y cifras

De acuerdo con el Centro de Control y  Prevención de Enfermedades, las edades de 1 a 4 años tienen la mayor tasa de ahogamiento, y la mayoría de estos ocurren en las piscinas de la casa o apartamentos en los que residen.

El ahogamiento es responsable de más muertes entre niños de 1 a 4 años que cualquier causa (excepto el nacimiento por  defectos), según indica el CDC.

•Para las edades de 1 a 14 años, el ahogamiento fatal sigue siendo la segunda causa principal de lesiones no intencionales relacionadas con la muerte, luego de los  accidentes automovilísticos.

Desventajas en las minorías

Debido a la capacidad económica de las familias, educación y otros factores, los niños mayormente víctimas de estos accidentes en el agua son de origen afroamericano, seguidos por los  latinos, quienes muestran una tasa más alta que los caucásicos.

Esta disparidad, dice el CDC,  es más amplia entre los niños de 5 a 18 años y más pronunciada en las piscinas. Los niños afroamericanos y latinos  de 5 a 19 años se ahogan en las piscinas a una velocidad 5.5 veces mayor que los niños blancos de la misma edad.

Según los reportes, en el  64% de los hogares  afroamericanos y el 45% de los hispanos los niños tienen “pocas o ninguna habilidad” para nadar, lo que aumenta sus posibilidades de morir en una tragedia que ninguna familia quiere enfrentar.

Recursos disponibles

Con el fin de ayudar a las familias, el Departamento Acuático de Mecklenburg, ofrece cursos gratuitos o a precios reducidos para familias de ingresos limitados, mismos que aplica el YMCA.

Para una lista complete de lugares y requisitos, visite www.mecknc.gov o en  el Departamento Acuático de su condado.

CONSEJOS

• La supervisión es la capa de protección número 1

• Siempre tenga un teléfono confiable afuera para llamar al 911.

• Si el cabello o la ropa de un niño queda atrapado en el drenaje, nunca intente sacarlos, apague la bomba de la piscina inmediatamente. Sepa dónde está la bomba de su piscina y cómo funciona.

• Retire los juguetes de la piscina después de que termine de nadar (los juguetes actúan como un imán para los niños).

• Asegúrese de que las vallas de la piscina estén cerradas y equipe las alarmas en todas las puertas que conducen a la piscina.

• Tome un curso de Resucitación Cardio Pulmunar (CPR) para proveer asistencia al niño en lo que llegan los paramédicos.

• Enseñe a sus hijos a nadar a una edad temprana.

 

Leave a Reply