Schiele y Rubens se mudan a OnlyFans para denunciar la censura de las redes

0
8
704634

MUSEOS CENSURA

Viena, 21 oct (EFE).- ¿Es el pezón de una mujer siempre pornografía? Sí lo es para los algoritmos de varias redes sociales, que han censurado obras maestras del desnudo de museos de Viena que, en protesta, exponen ahora esas piezas en la plataforma para adultos OnlyFans.

El Museo de Historia del Arte y del de Historia Natural, el Leopold y la Albertina participan en esta inusual denuncia del puritanismo de nuevo cuño con una cuenta en la que exhiben obras de artistas como Rubens, Egon Schiele, Koloman Moser y Amedeo Modigliani, consideradas “pornográficas” por Facebook, Instagram y TikTok.

LA EDAD DE PIEDRA, CENSURADA

Incluso la Venus de Willendorf, una oronda escultura paleolítica de más de 25.000 años considerada un símbolo de la fertilidad, sufrió la censura de los algoritmos de Facebook en 2018, aunque posteriormente esa red social reconoció su error y pidió disculpas.

“Desde hace años venimos observando la tendencia preocupante de que publicaciones artísticas con desnudos son bloqueadas o eliminadas de las redes sociales. OnlyFans parecía el canal perfecto para destacar este problema”, explica a Efe Norbert Kettner, director de la Oficina de Turismo de Viena, que está detrás de la iniciativa.

La publicación de desnudos ha supuesto un problema para los museos vieneses, pues plataformas como Facebook o Instagram no solo censuran el contenido, sino que han llegado a suspender sus cuentas de forma temporal.

“Descubrimos que OnlyFans es la primera red social que no tiene problemas con los desnudos. Lo que la convierte en la plataforma perfecta para mostrar arte con libertad”, agrega Kettner.

OnlyFans, que permite la publicación de contenido sexualmente explícito, ha recibido numerosas críticas de quienes creen que promociona la pornografía al ofrecer fotografías y vídeos eróticos a cambio de dinero.

DEBATE SOBRE LA CENSURA

“Lo que realmente queremos es inspirar una discusión muy necesaria sobre la censura en las artes y el hecho de que no existe una libertad real para las artes en las redes sociales”, sostiene el responsable de turismo de Viena.

“Creemos que no debería haber censura y menos una determinada por un algoritmo que no puede responsabilizarse de las decisiones tomadas”, concreta.

Esta iniciativa viene tras un cúmulo de decisiones polémicas de varias plataformas.

En 2019 Instagram sostuvo que la pintura de “Helena Fourment saliendo del baño” de Rubens -que muestra a una mujer desnuda- iba “contra las normas de la comunidad”.

Y el pasado mes de julio TikTok suspendió la cuenta de la Galería Albertina tras publicar obras del fotógrafo japonés Nobuyoshi Araki, en las que se mostraba un pecho femenino oscurecido.

Los descarnados desnudos del expresionista Egon Schiele incluso se toparon en 2018 con la censura en el mundo real en una campaña publicitaria en Berlín y Londres.

La Oficina de Turismo de Viena tapó los pechos y genitales que aparecían en las obras con una franja blanca en la que se leía: “Lo sentimos, 100 años de edad pero aún demasiado atrevido para hoy. Al arte su libertad”.

Ahora, bajo el eslogan “Viena se desnuda en OnlyFans”, estos cuatro museos y la Oficina de Turismo dan el salto a esa polémica plataforma con fines reivindicativos y didácticos.

Por un precio de tres dólares al mes todos los interesados en apoyar esta campaña podrán acceder a las “obras prohibidas” por otras plataformas, acompañadas de un pequeño texto explicativo.

Además, en un intento por fomentar el turismo cultural, los suscriptores a este atípico perfil de OnlyFans podrán ganar entradas para visitar los museos.

UNA GRAN RESPUESTA

“Hemos visto una gran respuesta, muy positiva, a nuestra campaña”, afirma el responsable de la Oficina de Turismo, cuyo número de seguidores en OnlyFans no para de crecer.

Pero Kettner subraya, de nuevo, que el fondo de la campaña es la crítica a la censura, algo contra lo que los artistas luchan desde hace siglos.

“Siempre abogamos por la libertad del arte. Puede que no te guste todo lo que veas, pero eso no significa que tenga que prohibirse. Esto corresponde con la tradición del movimiento de la Secesión de Viena y su icónico lema: ‘A cada época, su arte. A cada arte, su libertad'”, concluye.

Por Alejandro Giménez