Sánchez y Alvarado unen voces para pedir a Nicaragua que libere a opositores

0
4
556412

COSTA RICA ESPAÑA

San José, 11 jun (EFE).- El jefe del Gobierno español, Pedro Sánchez, y el presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, evidenciaron este viernes su total sintonía ante retos globales como el cambio climático y unieron sus voces para reclamar al líder nicaragüense, Daniel Ortega, que libere a los opositores detenidos.

Sánchez y Alvarado plasmaron sus coincidencias en una conferencia de prensa en la Casa Presidencial costarricense al término de la visita de dos días que el presidente del Gobierno español realizó al país.

Una visita con la que cerró una gira latinoamericana que le llevó también a Argentina y con la que quiso reforzar la idea de que la región es un eje prioritario de la política exterior española.

En San José, después de una primera jornada dedicada a reuniones con todos los países centroamericanos y a abordar el problema migratorio que sufren, la relación bilateral con Costa Rica copó la segunda fase de su estancia.

Un foro empresarial y la reunión con Alvarado sirvieron para lanzar el mensaje conjunto de que los dos países tienen una relación estratégica y múltiples coincidencias ante retos globales y ante la necesidad de apostar por soluciones multilaterales.

La sintonía llegó a plasmarse igualmente en la visión que ambos tienen ante la situación en Nicaragua.

La policía nicaragüense mantiene bajo arresto a cuatro aspirantes presidenciales por la oposición: Cristiana Chamorro, Arturo Cruz, Félix Maradiaga y Juan Sebastián Chamorro García.

“JUEGO LIMPIO”

Ante ello, Sánchez se dirigió a Ortega: “que juegue limpio, que libere a los opositores y que concurra, en juego limpio y en buena lid, a ese proceso electoral”.

Aseguró que ve con mucha preocupación lo que ocurre en Nicaragua y que la posición de España en este asunto es, al igual que la de la Unión Europea, de “firme defensa de los derechos, las libertades y los valores democráticos”.

De la misma forma, Alvarado recalcó que la única ruta aceptable desde el punto de vista de la comunidad internacional es la liberación de los presos políticos.

También cree que esa liberación es lo mejor para todo el pueblo nicaragüense.

Por todo ello, el jefe del Gobierno español recalcó que le une a Alvarado una visión en defensa siempre de la democracia, los derechos fundamentales, los derechos humanos y las libertades.

La confianza de España en Costa Rica cree Sánchez que se demuestra con la presencia de numerosas empresas en diversos sectores del país, entre ellos el de las infraestructuras.

Pero aún ve potencial para que esa papel se incremente y dijo que las empresas españolas “están deseando participar en la gran transformación” en la que está inmersa Costa Rica ante su futuro.

“Un futuro esperanzador que alcanzaremos unidos. En definitiva, pura vida”, resaltó haciéndose eco de la típica expresión popular costarricense.

Un hecho más que contribuye a la confianza internacional en Costa Rica cree que es el ingreso de este país en la OCDE.

Sánchez y Alvarado presidieron la firma de varios acuerdos que aumentan la cooperación bilateral en asuntos como la ciberseguridad, las infraestructuras o el turismo.

CONFIANZA PARA INVERTIR

La estancia del presidente del Gobierno en Costa Rica fue la segunda desde que accedió al poder, ya que incluyó también al país en una gira por América Latina a los pocos meses de ser investido en 2018.

En esta ocasión, que coincide con la celebración del bicentenario de la independencia costarricense, estuvo acompañado por sus ministras de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, y de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, y también por un grupo de empresarios que certificaron su compromiso con el país.

Lo explicitó también en el foro empresarial el presidente de la patronal CEOE, Antonio Garamendi, quien elogió las reformas de Costa Rica porque aumentan la confianza para invertir.

Carlos Alvarado aseguró que la relación entre España y Costa Rica es fuerte pero se mostró convencido de que “aún no ha explotado todo su potencial”.

Al igual que Sánchez, calificó de estratégica la relación bilateral al afirmar que España es la puerta de entrada de Costa Rica en Europa y su país puede ser la vía de acceso europeo a “las Américas”.

El presidente del Gobierno español recibió también durante su estancia en San José (donde pudo sentir el jueves el temblor provocado por un seísmo de 5,5 grados a 140 kilómetros de Puntarenas) la llave de la ciudad de manos de su alcalde, Johnny Araya.

Además, protagonizó, entre otros actos, una ofrenda floral en el monumento a los emigrantes españoles que alberga un parque de San José y se reunió con un grupo de mujeres de la vida política, económica y social costarricense.

Una reunión tras la que se dirigió al aeropuerto para emprender viaje de regreso a España.

José Miguel Blanco