El primer contacto entre Sánchez y Biden se queda en una “breve conversación”

0
8
558854

OTAN CUMBRE

Bruselas, 14 jun (EFE).- El esperado primer contacto en la cumbre de la OTAN entre el presidente español, Pedro Sánchez, y su homólogo estadounidense, Joe Biden, se ha limitado a una “breve conversación” de apenas un minuto, un saludo que para Sánchez “ha dado mucho de sí” y supone el principio de una buena relación bilateral.

Aparte de este breve encuentro captado por las cámaras de la organización, Sánchez ha mantenido este lunes reuniones con los primeros ministros británico y canadiense, Boris Johnson y Justin Trudeau, y el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en los márgenes de una cumbre que ha dejado el anuncio de que la próxima se celebrará en Madrid.

Será en 2022 cuando la capital española, y coincidiendo con el 40 aniversario de la entrada de España en la Alianza Atlántica, acogerá la siguiente cita, en la que se aprobará una nueva estrategia de la organización para los siguientes años.

Según el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, con su celebración en Madrid no solo se conmemorará ese aniversario, sino que también supone “un reconocimiento a la importancia de España”, que ha calificado como un aliado “fuerte” y “comprometido”.

Sánchez ha comparecido con Stoltenberg al finalizar la reunión de los líderes internacionales para comunicar esta noticia, que no ha conseguido robar protagonismo al encuentro del presidente español con el estadounidense, con quien no había mantenido ningún contacto desde que el 20 de enero llegó a la Casa Blanca.

El Gobierno español confirmó el pasado día 10 que los dos tendrían por primera vez una conversación en la cumbre, en lo que supondría el punto de partida para impulsar una colaboración más estrecha entre ambos países.

Finalmente, esa cita tan esperada se ha materializado en una “breve conversación”, un “saludo” entre ambos. Ha sido después de que los mandatarios se hicieran, de pie, una foto de familia y visionaran acto seguido una proyección sobre los objetivos de la organización.

Al acabar, los líderes se han puesto las mascarillas y Biden ha intercambiado unas palabras con Trudeau y con el presidente de Bulgaria, Rumen Radev.

Sánchez se ha dirigido entonces al encuentro del presidente estadounidense y ambos han caminado juntos hacia la sala donde se iba a celebrar la cumbre, en un recorrido que las cámaras de la OTAN han captado durante unos 20 segundos.

Preguntado por el contenido de esa charla en la rueda de prensa con Stoltenberg, donde ha estado acompañado de las ministras de Defensa y Exteriores, Margarita Robles y Arancha González Laya, Sánchez ha asegurado que “ha dado de sí” y ha servido para acordar que seguirán “colaborando, trabajando y en contacto”.

En este breve encuentro han hablado, según el presidente español, de “reforzar” la colaboración militar y actualizar el acuerdo bilateral en materia de defensa.

También han abordado la situación en Latinoamérica y el reciente viaje de Sánchez a Argentina y Costa Rica, lo que ha dado pie a que expusiera a Biden su “preocupación” por la situación migratoria y económica en la región como consecuencia de la pandemia.

“Ambos querían saludarse, conocerse personalmente y establecer un primer contacto”, han afirmado fuentes del Gobierno español antes de las declaraciones de Sánchez, destacando que se había acordado que su “saludo” fuera captado por las cámaras “como prueba de la excelente relación que existe entre ambos países”.

Aparte de encuentro con Biden, Sánchez se ha reunido con el premier británico para abordar el estatus de Gibraltar después del principio de acuerdo “in extremis” al que llegaron el 31 de diciembre, a horas de la entrada en vigor del brexit, que se debe plasmar ahora en un tratado entre el Reino Unido y la UE.

El presidente del Gobierno español ha trasladado a Johnson la necesidad de impulsar el acuerdo entre España y el Reino Unido relativo al Peñón, según fuentes del equipo de Sánchez, y el premier, ha dicho un portavoz del Ejecutivo de Londres, ha agradecido a su vez al español su enfoque “pragmático” en esta materia.

A Erdogan, Sánchez le ha trasladado la importancia de que haya “estabilidad y prosperidad” en Libia y ambos han hablado de la cumbre España-Turquía que se podría celebrar este año, en la que quieren impulsar un foro empresarial para fomentar los intercambios comerciales entre ambos países.

Finalmente, Sánchez se ha reunido con el primer ministro canadiense, con quien ha mostrado sintonía en su preocupación por la situación migratoria en Centroamérica y México, la universalización de las vacunas y el multilateralismo.

María Traspaderne