Sáenz de Urturi: Leonor de Aquitania fue mujer pionera que reprendió a papas

0
12
308705

EVA GARCÍA SÁENZ DE URTURI

Barcelona, (España) 16 oct (EFE).- La escritora Eva García Sáenz de Urturi, que anoche obtuvo el Premio Planeta con “Aquitania”, evoca en la novela ganadora la figura de Leonor de Aquitania, “una mujer poderosa y pionera que incluso reprendió a los papas y que fue reina de Francia e Inglaterra”.

En una entrevista con EFE, Sáenz de Urturi considera que “Leonor tenía que ser fortísima, pues ya desde los 8 años firmaba las actas, se convirtió en duquesa con 13 años, dominaba cuatro idiomas y era muy culta”.

Y añade: “Tuvo la fuerza suficiente como para casarse con un capeto, irse de Aquitania a la corte de Francia y manejar un territorio hostil; fue inteligente, buena gestora y cambió el eje de poder de lo que luego sería Europa”.

Para la escritora, los duques en aquel momento “eran como los CEO de una gran multinacional, gestionaban territorios inmensos y, en concreto, Aquitania era rica, inmensa y con muchos recursos naturales y su lema se podría aplicar a la situación actual de pandemia, ‘Solo sé subir'”.

A su cargo, Leonor de Aquitania tenía lo que hoy es el oeste de Francia, desde el Valle del Loira y Poitiers hasta la Gascuña y la actual Aquitania; “y a eso se suma que después de divorciarse del rey de Francia se convirtió en reina de Inglaterra al casarse con Enrique II Plantagenet, que es justo cuando termina la novela”.

El poder de Leonor fue tal, subraya la escritora española, que “con 80 años envió cartas reprendiendo a los papas ‘por la cólera de Dios’ por no hacer nada para liberar a su hijo Ricardo Corazón de León, secuestrado en las Cruzadas, y reunió 40 toneladas de plata recaudando durante años en abadías e iglesias para que el rey de Francia lo liberara”.

Aunque los lectores conocen a Sáenz de Urturi por las aventuras de Kraken, integradas por la trilogía “El silencio de la ciudad blanca”, “Los ritos del agua” y “Los señores del tiempo”, que son thrillers, piensa la escritora que sus seguidores la reconocerán igualmente en “Aquitania”, porque también ha escrito novela histórica, como “La saga de los longevos” y “Pasaje a Tahití”.

“He jugado con muchos géneros y no me he centrado en uno, porque siempre los he hibridado”, aclara la escritora.

A su juicio, “los lectores de Kraken, van a encontrar en ‘Aquitania’ una reina Sherlock, y un texto con la misma manera de escribir, la misma narrativa, el mismo tipo de giros, solo que en otro contexto”.

En “Aquitania”, que publicará en las próximas semanas Editorial Planeta, la escritora sitúa en el contexto histórico una trama de suspense: “Leonor quiere saber qué causó la muerte de su padre, el duque de Aquitania al finalizar su peregrinaje en la catedral de Santiago, donde al parecer murió envenenado, pues su hija siempre sospechó del rey de Francia, del que era vasallo, a pesar de ser inmensamente más rico que el monarca”.

La trascendencia de Leonor de Aquitania ha llegado hasta nuestros días, destaca la escritora, “no sólo en la arquitectura, pues junto con su hija María de Francia, se convirtieron en las primeras editoras de la historia, al encargar a Chrétien de Troyes que escribiera toda la serie artúrica y lo relacionado con los caballeros de la mesa redonda”.

Sáenz de Urturi recuerda que “hay muchas teorías sobre la muerte del duque, unos hablan de envenenamiento, otros que cedió el poder a su hija y se fue de peregrino a Tierra Santa, y por toda Europa hay leyendas que lo sitúan como un eremita, además de que los historiadores que sostienen que su testamento fue falsificado”.

Tras siete novelas y más de un millón de ejemplares vendidos, Sáenz de Urturi es consciente de que ya no es la persona que empezó a escribir, cuando era funcionaria en la Universidad española de Alicante (este): “Hay ahora más oficio, he escrito más de 400 personajes, entiendo que tengo más recursos para crear tramas, para crear escenas emotivas, para tocar el alma del lector y más madurez, y el resultado acumulado es esta novela, retablo de toda una época”.

Sobre el impacto de la pandemia, asegura la autora “no saber de qué manera permeará” en su literatura y en la de otros escritores, pero “cuando nuestros personajes pasen por el 2020 obviamente se colarán geles, mascarillas y pandemia”.

De todos modos, agrega, no sabe “hasta qué punto tendremos ganas de meternos en la ficción en algo que hemos vivido de esta manera y que nos ha afectado tanto”, pero “seguramente al próximo Premio Planeta se presentarán mucha autoficción y diarios impregnados por la pandemia”.

Como escritora superventas, admite que el Premio Planeta puede amplificar todavía más esa proyección y quizá podría abrirse la puerta a una adaptación televisiva: “Sería bonito que ‘Aquitania’ fuera una serie, porque la historia necesitaría metraje”.

Después de dos años y medio de documentación e inmersión en el siglo XII, cree que su próxima novela no estará situada en el medievo, pero admite que es poderosa la tentación de continuar la vida de Leonor: “He estudiado la dinastía de los Plantagenet y la rebelión de sus hijos contra su marido Enrique II, pero es tanta la documentación, que podría quedar sepultada por Leonor, por lo que en las siguientes novelas cambiaré de tercio”.

Jose Oliva

Leave a Reply