Rumanía registra más del 40 % de las muertes diarias por covid de toda la UE

0
20
704539

RUMANÍA CORONAVIRUS

Bucarest, 21 oct (EFE).- Con apenas un 30 % de la población vacunada contra la covid, la cuarta ola de la pandemia sigue desatada en Rumanía, donde muchas ucis están colapsadas y ya se registran más del 40 % de las muertes diarias causadas por el coronavirus en el conjunto de la Unión Europea (UE).

“Nuestro país está sufriendo una verdadera catástrofe, con centenares y centenares de muertes cada día”, dijo el presidente rumano, Klaus Iohannis, al anunciar ayer, miércoles, que se extenderán a todo el país las restricciones a no vacunados que ya están en vigor en las zonas con los índices más altos de contagios.

RÉCORD ABSOLUTO DE MUERTES

Con 561 muertes en 24 horas, Rumanía, de algo más de 19 millones de habitantes, contabilizó el martes la cifra más alta de fallecimientos diarios desde que comenzó la pandemia, superando a Bulgaria como el país de la UE con la mayor mortalidad por covid.

Según los cálculos publicados por el Centro para la Prevención y el Control de Enfermedades de la UE (ECDC), Rumanía ha registrado en las pasadas dos semanas una tasa de mortalidad de 225 fallecidos por millón de habitantes, casi diez veces más que el índice medio de toda la Unión.

HOSPITALES COLAPSADOS

Mientras tanto, el número de enfermos de covid en los hospitales sigue creciendo y ya se acerca a los 20.000, de los que más de 1.800 están graves, con tratamiento en unidades de cuidados intensivos.

Ante la crítica situación de los hospitales, las autoridades sanitarias ordenaron el pasado día 4 la suspensión, por un plazo de 30 días que podría prorrogarse, todas las hospitalizaciones y operaciones quirúrgicas no esenciales, para poder destinar más camas a pacientes infectados con el SARS-CoV-2.

Muchas clínicas públicas se ven obligados a tratar a los pacientes en los pasillos, al tiempo que aplican tratamientos de cuidados intensivos en habitaciones no habilitadas para ello por falta de espacio en las ucis.

Rumanía se ha visto obligada a transferir a decenas de pacientes a hospitales de la vecina Hungría, debido a la saturación de los centros médicos rumanos.

PERSONAL SANITARIO DESBORDADO

Efe pudo constatar la presión con que trabaja el personal médico en el Instituto Marius Nasta, un hospital destinado a enfermos de covid de la capital rumana.

“En estos momentos tenemos 20 pacientes que necesitan una cama en terapia intensiva, pero sólo tenemos 15 camas y están todas ocupadas”, dijo a Efe Beatrice Mahler, directora del hospital Marius Nasta de Bucarest.

La doctora insistió en la necesidad de aumentar los niveles de vacunación para poner coto a esta cuarta ola, y pidió a los gobernantes que empiecen a hacer tests masivos para identificar y aislar a los contagiados, con el fin de frenar el ritmo de expansión de la variante Delta del coronavirus.

LENTA VACUNACIÓN

Por su parte, las autoridades buscan forzar a los escépticos a vacunarse con la aplicación de medidas que afectan exclusivamente a los no vacunados, como la prohibición de entrar a establecimientos de ocios o los toques de queda nocturnos que ya son una realidad los fines de semana en buena parte del país.

Los estragos que esta cuarta ola está causando en Rumanía y la larga lista de restricciones han comenzado a surtir el efecto deseado, pues el número de primeras dosis administradas ha crecido de manera sustancial en las últimas semanas.

Pese a ello, el ritmo de vacunación está muy lejos de ser satisfactorio.

Según han declarado esta semana expertos de una delegación de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Rumanía necesitará al menos dos años para inmunizar al 70 % de su población si sigue vacunando al ritmo actual.

PREVISIONES SOMBRÍAS

Por primera vez desde que se declaró la pandemia (marzo de 2020), los contagios diarios de covid superaron los 18.000 el pasado martes.

La especialista en enfermedades contagiosas del Instituto Nacional de Sanidad Pública, Adriana Pistol, ha advertido de que Rumanía “llegará a los 25.000 casos al día” si las cosas no cambian.

“No se trata sólo de que se impongan restricciones, se trata de que ni nos vacunamos ni respetamos nada”, ha declarado Pistol sobre las causas de la situación a la que ha llegado el país balcánico.

Marcel Gascón