Reviven, 37 años después, el asesinato del periodista mexicano Manuel Buendía

0
5
593783

CINE

Ciudad de México, 14 jul (EFE News).- El asesinato en 1984 del periodista mexicano Manuel Buendía, uno de los casos mas turbios de la historia del país por los vínculos del poder con la corrupción y el narcotráfico, ha vuelto a la luz con un impactante documental del director Manuel Alcalá, al que ha dedicado años de rigurosa investigación.

“Los mundos entre ficción y documental me interesan muchísimo, preguntarse dónde acaba uno y dónde empieza el otro”, cuenta a Efe el director del documental “Red privada: ¿Quién mató a Manuel Buendía?”.

Fue precisamente la investigación que llevó a cabo para la película “Museo” (2018), de la que fue guionista, lo que llevó a Manuel Alcalá a la historia del periodista.

El proyecto que este miércoles se estrena por Netflix reabre el caso de uno de los asesinatos más dolorosos de la historia del periodismo mexicano a manos de la corrupción y el abuso de poder, en un momento en el que las condiciones para ejercer la profesión siguen siendo críticas.

“Si no hubiera existido Manuel Buendía habría habido más corrupción, lo que buscaba era transparencia y exponer los hechos para que la gente supiera y hubiera cambios. Su motor era mejorar su país”, asegura el también guionista.

UN CASO CERRADO SIN ESCLARECER

Han pasado 37 años del asesinato de Buendía y, aunque el caso se cerró cinco años después del crimen, aún quedan dudas en torno a los culpables.

El periodista portaba un arma para defenderse y sabía que algún día la muerte lo alcanzaría: “Si me quieren asesinar tendrá que ser por la espalda”, dijo alguna vez, como señalan algunos de los entrevistados en el documental.

Ello se debía a la magistral manera en la que el periodista relataba, sin censura alguna, los vínculos del poder y corrupción del Gobierno, entonces liderado por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), en su columna Red Privada publicada en el diario “Excélsior”.

“Si trazamos la vida de Buendía, llega a un punto en el que chocó con algo que él mismo reconoció como una fuerza muy grande que tenía aliados en esferas mucho más altas, como la CIA”, indica Alcalá.

En sus últimas columnas, Buendía hizo públicos los vínculos existentes entre la CIA, la Dirección Federal de Seguridad (DFS) de México y el narcotráfico.

Algunos analistas aseguran que lo que en realidad descubrió el periodista fue el nacimiento del narcoestado en México. “Su muerte significa un parteaguas para el país y la sociedad en México”, añade el director.

El caso se esclareció en 1989 con ambigüedades en el proceso, de ahí la pregunta que plantea Alcalá en el título “¿Quién mató a Manuel Buendía?”.

José Antonio Zorrilla Pérez, director de la DFS y aparente amigo del asesinado, fue acusado de ser el responsable de dicho crimen.

Sin embargo, el nombre de Manuel Bartlett, actual titular de la Comisión Federal de Electricidad en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador y entonces secretario de gobernación en el sexenio del presidente Miguel de la Madrid (1982-1988), ha sido señalado como posible autor intelectual del caso, sin que nunca haya sido investigado por ello.

“Hace dos años tuve una entrevista con él (Bartlett) y me expuso lo que ha declarado públicamente (…) Cuando la gente lo vea, podrá ver cómo conectamos suposiciones con los hechos y el público podrá hacer sus propias conclusiones”, asegura Alcalá.

En el documental se incluyen declaraciones de periodistas como Sergio Aguayo, Elena Poniatowska, Blanche Petrich, Carmen Aristegüi y muchas personas más, cercanas a Buendía.

Daniel Giménez Cacho se encarga de dar voz al periodista a través de la narración de las columnas de Red Privada, que admiraron desde el inicio al propio Manuel Alcalá.

“El primer libro que leí de él fue ‘La CIA en México’ que son sus compilaciones de sus columnas. Las declaraciones que hace ahí, su prosa, el humor negro increíble y sus títulos, fueron lo que me atrapó”, asegura.

Alcalá no descarta la posibilidad de hacer una ficción de alguna historia de este caso y espera que su documental sirva para frenar los asesinatos de periodistas de la actualidad.