Residentes fronterizos temen que constructores del muro propaguen la COVID-19

0
15
214558

FRONTERA

Tucson (AZ), 9 abr (EFE News).- La presencia de cuadrillas de trabajadores que continúan laborando en la construcción del muro fronterizo del presidente Donald Trump pone en peligro las vidas de los residentes de las comunidades fronterizas, ya que podrían ayudar a la propagación del virus del COVID-19, temen activistas locales.

“No logramos entender la obsesión del presidente Trump por cumplir su promesa de construir un muro con México a pesar de la pandemia que enfrentamos”, dijo a Efe Vicki Gaubeca, directora de la Coalición de Comunidades Fronterizas el Suroeste (SBCC).

Explicó que en lugares como la frontera de Nuevo México se estableció un campamento para los constructores donde viven en casas movibles, muy cercas las unas de las otras y donde no es posible mantener el distanciamiento social recomendado para evitar la propagación de la pandemie.

En Arizona hay reportes de que estos trabajadores se están hospedando en hoteles locales en la ciudad fronteriza de Douglas en los que comparten habitaciones.

“No estamos hablando de dos o tres trabajadores, estas son cuadrillas de grandes números de trabajadores”, dijo la activista sobre unos empleados de los que no hay información de que hayan sido contagiados.

También han recibido reportes de que estos contratistas continúan inclusive visitando los hogares de residentes para revisar sus terrenos donde posiblemente pasara el muro fronterizo.

“Vemos que mientras todos están obedeciendo las recomendaciones del distanciamiento social, permaneciendo en sus hogares, la construcción del muro continúa a pesar del riesgo existente”, dijo.

Por su parte, Laiken Jordahl, director de asuntos de la frontera para el Centro de Diversidad Biológica, dijo a Efe que es “aterrante” ver que la construcción del muro fronterizo no solo continua, sino se “intensifica” en medio de la pandemia del COVID-19.

“Esto es muy peligroso y sumamente irresponsable. Trump está poniendo en riesgo las vidas de familias, negocios locales y los mismos contratistas que construyen el muro solo por una promesa de campaña”, dijo Jordahl.

Por su parte, la organización Texas Civil Rights Proyect denunció que mientras que residentes de las comunidades fronterizas en Texas obedecen las directivas de permanecer en casa, la Administración Trump continúa con sus planes de expropiar tierras para continuar con la construcción del muro fronterizo.

Por su parte, los congresistas de Arizona Raúl Grijalva y Ann Kikpatrick, junto el de de Texas Filemón Vela, enviaron este miércoles una carta al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) demandando un alto inmediato a la construcción del muro fronterizo mientras dura la pandemia del COVID-19.

“La presencia de trabajadores de la construcción en pequeños pueblos amenaza la salud de comunidades que cuentan con pocos recursos para enfrentar cualquier tipo de emergencia de salud. Es hora que la Administración deje de poner en riesgo sus vidas y derrochar fondos federales”, dijo Grijalva en un comunicado de prensa.