Republicanos y demócratas cortejan ya el voto latino para el 2022

0
5
737367

ELECCIONES LATINOS

Los Ángeles, 17 nov (EFE).- A falta de un año para las elecciones de 2022 que definirán quién controlará el Congreso, republicanos y demócratas han iniciado una intensa pugna por conquistar a los votantes hispanos, que, aunque fueron decisivos para enviar a Joe Biden a la Casa Blanca, se muestran desencantados con el Gobierno.

Los más de 16,6 millones de votantes hispanos que participaron en las elecciones del 2020 se han convertido en un botín anhelado por los dos partidos, especialmente en los estados donde pueden inclinar la balanza en el Capitolio.

LOS TRECE ESTADOS

Arizona, California, Colorado, Florida, Georgia, Illinois, Nuevo México, Nevada, Nueva York, Pensilvania, Texas, Washington y Wisconsin albergan alrededor del 80 % del electorado latino y estados donde ambos partidos ya arrancaron su estrategia para asegurar a los votantes hispanos.

El director de Comunicaciones para Medios Hispanos del Comité Nacional Republicano (RNC, en inglés), Jaime Florez, dijo a Efe que el Partido no va a renunciar a “ningún estado” y que se están desarrollando “campañas dirigidas al votante latino en todos los Estados Unidos”, incluso en áreas eminentemente demócratas como California.

Del otro lado, el Partido Demócrata también está sacando toda su artillería para retener a los votantes hispanos dentro de sus filas, según dijo a Efe Adrian Eng-Gastelum, vocero del Comité de Campañas Demócratas del Congreso (DCCC, en inglés).

ESTRATEGIAS MUY SIMILARES

Al preguntar por la estrategia, ambos asesores coinciden en que su plan es entablar una conexión directa con las comunidades latinas, llegando incluso al hogar de los votantes.

Los demócratas ya tuvieron muy buenos resultados con esta estrategia en estados como Arizona en 2020, cuando, con la ayuda de los activistas proinmigrantes, lograron obtener una victoria después de 25 años de dominio conservador.

En Arizona los latinos representan el 25,2 % de los votantes registrados, y en este estado los republicanos tienen planeado abrir varios centros de campaña dedicados a los hispanos, de acuerdo a Florez. Otros 26 centros están planeados para abrir sus puertas a nivel nacional.

Por su parte, el National Republican Senatorial Committee (NRSC) ya arrancó con una estrategia para tratar de convencer a los votantes hispanos a través de anuncios en español oponiéndose al senador Mark Kelly, según reportó el sitio de noticias Axios.

Los anuncios, que saldrán al aire en Tucson, Phoenix y Yuma, aseguran que “Kelly se ha olvidado de las familias trabajadoras de Arizona”.

NO SE QUEDAN ATRÁS

El partido del presidente Biden no quiere quedarse atrás.

“Dieciocho meses antes del día de las elecciones (de noviembre de 2022), los demócratas de la Cámara de Representantes comenzaron a colocar directores de movilización latina en los distritos claves y a emplear estrategias innovadoras para compartir nuestro mensaje de generar trabajos bien pagados y luchar por la justicia”, aseguró Eng-Gastelum.

Casi 50 directores de organización se enfocarán particularmente en trabajar con comunidades afroamericanas, hispanas, nativas americanas y asiáticas.

El DCCC también lanzó la campaña “Juntos Together”, un centro de información online con recursos en español e inglés “para resaltar los logros demócratas y para combatir la peligrosa desinformación de la ultraderecha”.

En ese sentido, Florez dice que el Partido Republicano está enfocado en hablar con los hispanos sobre los temas que le interesa a esa comunidad como la economía y la seguridad, políticas en las que, valoró, el presidente Biden y los demócratas están fallando.

EL TALÓN DE AQUILES

El vocero republicano subrayó que la situación en la frontera sur de EE.UU, y la abrumadora llegada de migrantes por la supuesta política de “fronteras abiertas” de Biden, servirán para mostrar a los votantes “lo mal que va el país con los demócratas”

El Partido Republicano abrió tres centros dedicados a los votantes hispanos en McAllen, Laredo y San Antonio, en Texas, donde ganó adeptos latinos en las elecciones pasadas, al igual que en Florida, donde triunfó el discurso del miedo al supuesto “socialismo” de Biden.

A UN AÑO DE LAS ELECCIONES

A un año de las elecciones de medio termino Biden enfrenta bajos niveles de aprobación entre el electorado latino. A finales de mayo pasado el apoyo de los hispanos promedió el 60 %, un punto porcentual más que el que recibió en las elecciones, pero desde entonces esta aprobación ha caído más de 15 puntos.

En octubre, tres encuestas de opinión mostraron que apenas un 43 % de los latinos respaldaba la labor del mandatario.

Por eso los demócratas están reforzando los mensajes sobre los logros del Gobierno. El presidente del comité de acción política del Caucus Hispano en el Congreso, Rubén Gallego, destacó la semana pasada que la Ley de Empleos e Inversión en la Infraestructura, firmada por Biden este lunes, ”mejorará la vida de millones de latinos”.

Y Rodrigo Domínguez Villegas, director de investigación de la Iniciativa de Política y Políticas Latinas de la Universidad de California de Los Ángeles, advirtió que los votantes latinos son un “electorado indeciso” y recomendó a ambos partidos “participar en actividades de divulgación y participación significativas” si quieren garantizarse su apoyo.

En un año se sabrá quién acertó con su estrategia y dedicación ante un electorado que se presenta de nuevo vital para definir la política nacional de EE.UU.