Repsol gana 1.235 millones a junio y estudia adelantar recompra de acciones

0
3
610156

REPSOL RESULTADOS

Madrid, 29 jul (EFE).- Repsol ganó 1.235 millones de euros en el primer semestre del año, lejos de las pérdidas de 2.484 millones que tuvo en el mismo periodo de 2020, en la fase más dura de la pandemia, y, al calor del alza de los precios del petróleo y el gas, ya se plantea anticipar una de las recompras de acciones de su plan estratégico 2021-2025.

El beneficio neto de Repsol en los primeros seis meses del año mejora, incluso, en un 9 % al que obtuvo en el primer semestre de 2019, cuando aún no se había desatado la pandemia y ganó 1.133 millones de euros.

Tras este ascenso, está la recuperación de la demanda de crudo, aunque ésta sigue por debajo de los niveles de 2019, y la mejora de los precios de las materias primas.

El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, durante la conferencia de analistas en que ha presentado los resultados, ha dicho que ahora son algo más optimistas que meses atrás y que hay un incremento de los volúmenes de demanda en el mercado, así como una recuperación de la movilidad, también en el sector de la aviación, por lo que las refinerías han aumentado inventarios para prepararse para la nueva situación.

La recuperación se observa en casi todos los segmentos de la compañía, incluido el área de Exploración y Producción, que logró un resultado neto ajustado de 678 millones de euros entre enero y junio de 2021, frente a las pérdidas de 51 millones del mismo periodo del año anterior, superando también en un 4,9 % los 646 millones que obtuvo este área en el primer semestre de 2019.

La subida más espectacular, de un 40 %, la experimenta el área de Comercial y Renovables, con un resultado de 228 millones y dentro de la cual destaca la mejora significativa del negocio de Movilidad, impulsado por el fin de las restricciones.

Algo que se nota también en las estaciones de servicio, donde las ventas mejoraron un 53 % en comparación con las del mismo periodo de 2020, debido a los confinamientos y fuertes restricciones a la movilidad que hubo el año pasado.

El peor comportamiento ha sido el del área Industrial, que sufrió una caída del 19,3 % hasta los 239 millones de euros, ya que las refinerías se han visto afectadas por los menores márgenes y por las paradas que ha habido que hacer para adecuar los complejos industriales a la transición energética y a la descarbonización.

Aun así, la subida del petróleo y el gas han generado una caja extra, que la compañía podría destinar en parte a inversiones y en otra a anticipar la primera recompra de acciones prevista en el plan estratégico 2021-2025, presentado en noviembre del año pasado y dentro del cual no estaba previsto que se hicieran hasta 2022.

El consejero delegado de Repsol ha advertido, no obstante, que la recompra sólo se hará, si se cumplen los objetivos incluidos en las guías que Repsol tiene presentadas a los analistas para el año 2021 y si la deuda, que en el primer semestre de este año ha bajado un 6 %, hasta los 6.386 millones de euros, se mantiene dentro de los rangos establecidos.

La decisión de efectuar esa primera recompra de títulos, que mejoraría la retribución al accionista, se adoptaría en un consejo de administración en diciembre de 2021 y se llevaría a la próxima junta de accionistas, que se celebraría en la primera mitad de 2022, aunque la recompra de acciones por la compañía podría empezar antes de esa junta.

En cuanto a las inversiones de la compañía, que descendieron un 4,7 % en el semestre hasta los 1.061 millones de euros, la mayoría las acaparó el área de Comercial y Renovables, con un crecimiento del 59,5 % respecto al primer semestre de 2020, hasta alcanzar los 413 millones de euros.

Una apuesta en la que está reforzando sus esfuerzos la compañía, que este jueves ha anunciado el incremento de su objetivo de generación baja en carbón para 2025, que pasa de 7,5 gigavatios (GW) a 8,3 GW, dentro del cual la generación renovable pasa de 5,2 GW a 6 GW para esa fecha.

Repsol también ha anunciado la ampliación de su objetivo de hidrógeno hasta 550 megavatios (MW) para 2025, frente a los 400 MW previstos en el plan estratégico, mientras que para 2030 pasa a 1.900 MW desde los 1.200 MW previstos.