Renault quiere ser líder en términos de rentabilidad en eléctricos e híbridos

0
7
512658

MOTOR RENAULT ESTRATEGIA

París, 6 may (EFE).- El consejero delegado de Renault, Luca de Meo, lanzó este jueves el reto de que la marca del rombo sea líder en la rentabilidad por sus coches eléctricos e híbridos, dentro de su estrategia para privilegiar el valor por delante del volumen de ventas.

“Queremos ser de los primeros o incluso los primeros en términos de rentabilidad” en eléctricos e híbridos, destacó De Meo en una conferencia de prensa en línea, dedicada a precisar su plan estratégico Renaulution que pretende aumentar el valor de la gama de la marca Renault, gracias en particular a esas dos tecnologías.

En el horizonte de 2030, la empresa pretende vender un 90 % de vehículos electrificados (eléctricos o híbridos, frente al 22 % actualmente) y reivindicarse así como “líder de la transición energética”.

De Meo hizo notar que el margen de los vehículos eléctricos en términos absolutos ahora ya es mayor que el de los convencionales porque su precio es más elevado, y ahora el desafío es que también lo sea en porcentaje en el horizonte de 2025-2026, algo que dependerá en buena medida de la fabricación masiva de baterías.

RENAULT HA ELEGIDO SOCIO PARA FABRICAR BATERÍAS

Precisamente, Renault planea construir una planta para producir baterías eléctricas en el norte de Francia y, según reconoció el consejero delegado, ya ha elegido a su socio aunque no quiso avanzar el nombre y se limitó a señalar que “habrá noticias pronto”, en unas semanas, sobre este punto.

Gracias a las plataformas de coches eléctricos que desarrolla junto a sus socios de la alianza, Nissan y Mitsubishi, se mostró convencido de que Renault será “uno de los primeros fabricantes en superar el millón” de unidades matriculadas.

En sus más de diez años de experiencia con los eléctricos, Renault ha vendido cerca de 400.000 coches con los que es el “número uno” de este segmento en Europa y ha completado esa gama con la tecnología híbrida, bautizada E-Tech, que se asienta en más de 150 patentes y en el rodaje realizado gracias a la Fórmula 1.

La compañía francesa quiere poner en pie una plataforma industrial de reciclaje con una capacidad de hasta 120.000 vehículos anuales con la idea de reutilizar cerca del 80 % de los materiales estratégicos en nuevas baterías y pasar a ser, de aquí a 2030, en el fabricante automovilístico mundial con un mayor porcentaje de componentes reciclados en sus vehículos nuevos.

LATINOAMÉRICA SERÁ UNA BASE DE DESARROLLO DE RENAULT

Preguntado sobre sus planes en Brasil, De Meo alabó el trabajo “magnífico” realizado por su equipo en ese país en los “tiempos difíciles” que se han vivido durante los últimos doce meses por la crisis.

Contó que se ha modificado la orientación precedente, que pretendía aumentar la cuota de mercado y que lo que se busca ahora es crear más rentabilidad para la empresa y por eso en Latinoamérica, como en otras regiones del mundo, van a “avanzar” en gama para que Renault se convierta en “una marca de valor” y “proponga productos y tecnología de primer nivel”.

Y se mostró “muy confiado” en que Latinoamérica será una de las bases del desarrollo internacional del grupo.

Una ilustración de las ambiciones de dar más valor a su gama de vehículos e incrementar el margen por los coches que vende es el objetivo de facturar más de 30.000 euros por cada unidad del nuevo modelo Arkana, cuando la media actual de su gama es de 15.000 euros.

En Renaulution, el grupo francés se ha fijado como meta conseguir un margen operativo superior al 3 % en 2023 y de al menos el 5 % en 2025, que algunos analistas consideran demasiado modesto.

De Meo reconoció que “es un mínimo” pero lo justificó señalando que quieren ser previsibles y cumplir los compromisos y para eso es mejor ponerse objetivos conservadores. Además, hizo notar que no esperaban que el primer trimestre de este año iba a ser “tan complicado”.

Avanzó que probablemente harán un anuncio sobre su presencia industrial en Marruecos, con cuyas autoridades están negociando y con las que tienen “buenas relaciones”. Para despejar algunas incertidumbres, aseguró que “no vamos a salir de ese país, de ninguna manera” porque “nos sentimos muy a gusto allí”.

Sobre la polémica decisión anunciada a finales de abril de limitar la velocidad a sus futuros vehículos equipados con regulador, precisó que ese equipamiento estará por defecto programado para respetar los límites de las vías por las que se circule.

“El sistema respetará los límites de velocidad” aunque el cliente podrá desactivarlo, señaló antes de recordar que un 30 % de los accidentes se deben a una velocidad excesiva.