¿Regresa Márquez y resiste Quartararo?

0
6
568886

MOTOCICLISMO G.P. PAÍSES BAJOS MOTOGP

Madrid, 23 jun (EFE).- La gran incógnita no es otra más que esa, si la victoria de Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V) el pasado domingo en Sachsenring (Alemania) supone el punto de inflexión en la recuperación tanto del piloto como de la máquina y si, de ser así, el joven Fabio Quartararo (Yamaha YZR M 1) resistirá la presión.

La victoria de Márquez fue un alivio inconmensurable para el piloto y para todos los que le rodean, y fue un triunfo que se forjó, bien se podría decir, desde el anonimato o, mejor dicho, desde la discreción, pues en ningún momento el piloto de Repsol Honda se quiso poner en la relación de aspirantes al primer peldaño del podio, aunque lo había pisado hasta en diez ocasiones consecutivas, ahora once.

Pero el domingo todo cambió y se repitió la historia del “Rey de Sachsenring”, pues aunque el sábado le arrebataron el honor de la “pole position”, nadie pudo refutarle la victoria, ni el lusitano Miguel Oliveira (KTM RC 16), que fue el que más cerca estuvo.

Ahora toca saber si el resultado del domingo es única y exclusivamente “Efecto Sachsenring” o la recuperación de Marc Márquez ha dado un paso decisivo hacia adelante. Él dice lo primero, pero para muchos ya es lo segundo, y el mítico circuito de Assen será el encargado de aclarar aún más la situación, aunque no es uno de los trazado más favorables a las características tanto del piloto como de la moto.

Aun así, el piloto de Repsol Honda sabe lo que es ganar el TT de Assen, pues lo ha hecho dos veces (2014 y 2018), en tres ocasiones fue segundo (2013, 2015 y 2019) y una vez tercero (2017), lo que no es una mala estadística, en absoluto, pues salvo en 2016, desde que llegó a la categoría de MotoGP siempre ha pisado el podio neerlandés, algo que pueden decir muy pocos, por no decir nadie.

En el lado opuesto debería estar el francés Fabio Quartararo, quien tiene que ejercer de líder de la categoría de forma clara y no sólo ante Marc Márquez, por ahora décimo a noventa puntos de él, sino ante potenciales y claros rivales como su propio compatriota Johann Zarco (Ducati Desmosedici GP21), que falló en Alemania como casi todos los pilotos Ducati, el italiano Francesco “Pecco” Bagnaia o el australiano Jack Miller.

El español Maverick Viñales (Yamaha YZR M 1), vencedor de la carrera neerlandesa en 2019, debiera ser otro de los candidatos a la victoria, pero al piloto gerundense le persisten los problemas y su situación en Alemania bien podría decirse que tocó fondo, pues él mismo dijo tras los entrenamientos que peor ya no podía ser; penúltimo la clasificación y, el domingo, último en la carrera.

Viñales se “desahogó” el domingo tras la carrera y se quejó de que cada piloto tiene su propio estilo y debe tener su propia moto, pero al final siempre acaba con los reglajes de Fabio Quartararo, algo que no le gusta y que además refleja su poca eficacia en los resultados, pues el francés acabó en el podio y el español último.

Se presagia “tormenta” en ese lado del taller de Yamaha, que ha pesar de sustituir por sorpresa a su ingeniero Esteban García por el italiano Silvano Galbusera, no han logrado el efecto apetecido, algo que si han conseguido en la austríaca KTM desde que han cambiado el chasis a sus pilotos.

Tras un principio de temporada anodino, desde la carrera de Italia, en el circuito de Mugello y con chasis nuevos, todo cambió para los pilotos de KTM, de manera radical en el caso del portugués Miguel Oliveira, y algo menos en lo que se refiere al surafricano Brad Binder.

Tanto el uno como el otro vuelven a estar en la “lista de candidatos”, en la que también debieran estar los pilotos de Suzuki, los españoles Joan Mir y Alex Rins, que esperan “como agua de mayo” las ansiadas evoluciones para sus GSX RR, pues a pesar de un inicio desalentador, el vigente campeón del mundo es quinto en la clasificación provisional del mundial a 46 puntos de Quartararo.

El español Aleix Espargaró y su Aprilia RS-GP continúan “bregándose” para estar asiduamente con los pilotos de cabeza, y en Sachsenring ya ocuparon un puesto en la primera línea de salida, pero les falta un podio para “creerse” definitivamente la eficacia en la evolución del rendimiento del prototipo de Noale.

Como en el caso del de Aprilia, necesitan dar un paso adelante, por distintos motivos, Alex Márquez, en la confianza y adaptación a su Honda RC 213 V del equipo de Lucio Cecchinello, y Jorge Martín (Ducati Desmosedici GP21), tras recuperarse de la lesión que se produjo durante los entrenamientos del Gran Premio de Portugal en Portimao.

Juan Antonio Lladós