Regalar para el hogar es una vertiente poco explorada, pero muy valorada para quien lo recibe. Detalles cómodos y prácticos, pero que nada tienen que ver con labores en la cocina, que salvo una petición expresa, nunca son muy bien recibidos.

Es un buen momento para conseguir una pieza única de diseñadores de vanguardia, un capricho que hace del hogar un lugar confortable y atractivo.

Esa silla que siempre has querido para dar un toque de color y distinción a tu sala o dormitorio, por ejemplo, podría ser un regalo ideal que te puedes dar en cualquier momento. Y es que los diseñadores de sillas han soltado su creatividad y las formas y colores son tan variadas como los gustos de quienes las adquieren.

Una estructura rígida en material plástico y una serie de suaves cojines son los que marcan la diferencia en la butaca Husk de Patricia Urquiola. Jugando con una amplia gama de colores y acabados de la estructura, del soporte (de madera de roble) y de las tapicerías (piel o tejido en numerosas variantes), la butaca consigue cambiar su aspecto de forma radical.

Las butacas son  protagonistas,  no sólo desempeñan la función de ofrecer relax, sino que evocan significados simbólicos relacionados con el hecho de acoger, del nido, del vientre materno o de la hospitalidad.

Las formas y estilos que más te impresionen podrás encontrarlas en tiendas especializadas en diseño, aunque visitando tiendas de segunda puedes encongrar agradables sorpresas que cumplan con lo que estás buscando.

Recuerda que las sillas o butacas pueden servirte como punto de contraste en la habitación que deseas decorar, pero debes estar siempre atenta a que la combinación que eliges se acople a la línea de diseño que mantienes en tu casa… ¡la armonía ante todo!

SHARE

Leave a Reply