Reactivan caso de hispano tiroteado por policías en Charlotte

0
152
MEX52. CUERNAVACA (MÉXICO), 09/02/2018.- Familiares muestran una fotografía de Rubén Gerardo Galindo hoy, viernes 9 de febrero de 2018, en la ciudad de Cuernavaca (México). Familiares de Rubén Gerardo Galindo, mexicano que fue tiroteado por policías el pasado 6 de septiembre en Estados Unidos, pidieron hoy que las autoridades esclarezcan la muerte de su hijo, para que esta no quede en la impunidad. Rubén, de 29 años y quien llevaba casi una década viviendo en EE.UU., fue atacado en la ciudad de Charlotte (Carolina del Norte) por dos agentes a las puertas de su casa. EFE/Tony Rivera     

Charlotte, NC.- Los padres de Rubén Gerardo Galindo, un mexicano tiroteado por policías el pasado 6 de septiembre en Charlotte, pidieron desde su pueblo en México que las autoridades esclarezcan la muerte de su hijo, para que esta no quede en la impunidad.

Rubén, de 29 años y quien llevaba casi una década viviendo en EE.UU., fue muerto a tiros por dos agentes del Departamento de Policía de Charlotte-Mecklenburg, CMPD,  a las puertas de su apartamento al Noroeste de la ciudad.

Poco antes, el joven había llamado al número de emergencias y había dicho a la operadora que tenía un arma en su poder, sin cargar, que quería entregar a las autoridades, de acuerdo con la versión de la familia y a los audios hechos públicos por CMPD luego de la presión de medios de comunicación como The Charlotte Observer.

“Lo que queremos es que nos ayuden y aclaren este asesinato, que no lo dejen impune, porque hay mucha gente (a la que) han dejado impune el asesinato de sus hijos, y no estoy conforme con eso”, dijo la madre de Rubén, Elia Chávez, en Cuernavaca (estado de Morelos).

La madre defiende que a su hijo “lo fueron a cazar, no fueron a arrestarlo”, y que apenas tres horas antes había hablado por teléfono con él.

En declaraciones a medios, el padre de Rubén, Román Galindo, relató que el consulado mexicano le dijo en su momento que “ya no podían hacer nada porque ya estaban interviniendo otras instancias”.

“Quiero un esclarecimiento de la muerte de mi hijo, por qué me lo mataron tan feamente. No era un delincuente”, sentenció, remarcando que era “un gran estudiante” que se había graduado como técnico en administración.

Destacó que aquellos jóvenes que emigran a Estados Unidos “van por un futuro para los padres y para los hermanos que están estudiando”, como fue el caso de Rubén.

El presidente de la Confederación Internacional de Morelenses, Pablo Castro, aseguró que están en contacto con el consulado de México en Carolina del Norte  “para que se abra una investigación y que este homicidio no quede impune, que se haga justicia”.

La próxima semana, la asociación acudirá al Senado mexicano para solicitar formalmente la intervención de la Comisión de Asuntos Migratorios en el asunto.

Con esto, indicó Castro, se quiere conseguir, además de que inicie una indagatoria, que las autoridades “den un informe sobre qué es lo que se ha resuelto hasta el día de hoy”.

En noviembre pasado, el fiscal de Distrito de Mecklenburg  determinó que no se impondrían cargos contra  los agentes que dispararon y mataron a Rubén, lo que causó frustración en la viuda y la comunidad inmigrante.

“Podrán decir que lo que los policías hicieron estaba contemplado bajo la ley pero había suficientes elementos para presentar cargos por el crimen de asesinato a los policías. No nos sorprende la decisión que tomó el fiscal pero sí nos decepciona. Nosotros vamos a perseguir un caso civil y a ocupar esos elementos que respaldan nuestra posición de que la muerte de Rubén Galindo fue un crimen”, dijo Bryan Hochman, abogado que representa a la familia del difunto en Charlotte, cuando el 17 de noviembre se supo que no se perseguiría judicialmente a los policías involucrados.

Leave a Reply