Quartararo llega a un escenario complicado con sus enemigos crecidos

0
6
664146

MOTOCICLISMO G.P. SAN MARINO MOTOGP

Madrid, 15 sep (EFE).- El francés Fabio Quartararo (Yamaha YZR M 1), líder del mundial, llega al Gran Premio de San Marino y la Riviera de Rimini de MotoGP, que se va a disputar en el circuito “Marco Simoncelli” de Misano Adriático y que, a priori, parece un escenario complicado para sus intereses por la situación en la que se encuentran algunos de sus principales rivales, sobre todo el italiano Francesco “Pecco” Bagnaia (Ducati Desmosedici GP21).

La primera victoria del pupilo de Valentino Rossi en Aragón llega en un momento importante de la temporada, segundo en el campeonato del mundo Bagnaia afronta ahora una de las dos primeras carreras “en casa” y son en casa, tanto ésta primera cita en Misano como la del próximo 24 de octubre, porque el Rancho VR46 en donde suele entrenar se encuentra a escasamente una decena de kilómetros de allí.

Bagnaia logró su primera victoria en MotoGP y como piloto oficial de Ducati ante un Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V) cada vez más en forma y pletórico, que puso contra las cuerdas al italiano en las dos últimas vueltas, pero aquél supo responder con eficacia y rotundidad a todos los ataques del español, lo que sin duda le permite llegar muy motivado a la carrera de San Marino.

Aunque Quartararo mantiene una ventaja holgada de 53 puntos sobre Bagnaia y 57 respecto al español Joan Mir (Suzuki GSX RR), que fue tercero en el trazado de Alcañiz, la octava posición en Motorland Aragón debiera suponer un “toque de atención” para evitar sobresaltos en el futuro pues un par de “concesiones” más en las cinco carreras que restan por disputarse podrían “avivar” los ánimos de sus rivales y complicarle al francés su primer título mundial.

Tanto a Quartararo como a Bagnaia o Mir les puede restar puntos un Marc Márquez que parece estar cada vez en mejores condiciones físicas y muestra de ello fue su actuación en Motorland Aragón, en donde aun siendo un circuito muy favorable para sus condiciones y las de la Repsol Honda, evidenció encontrarse mucho más recuperado y, lo que es más importante, con la cabeza muy en su sitio.

Márquez intentó superar a Bagnaia en las primeras vueltas, cuando el italiano tiraba y al ver que no le iba a resultar fácil y que podía cometer un error como el de Inglaterra, decidió quedarse tras la estela de la Ducati del italiano, estudiarlo y esperar el momento para superarlo, que todo el mundo sabía llegaría en las últimas vueltas.

Unas dos últimas vueltas que resultaron de auténtico infarto, con más de una decena de adelantamientos entre ambos y que al final se saldó en favor del italiano, que llega a Misano Adriático “henchido” de satisfacción, casi tanto como lo debe estar el de Repsol Honda para afrontar las cinco últimas carreras de la temporada y aunque sea pensando ya en un 2022 en el que quiere ser el mismo de siempre.

Para su nuevo compañero de equipo, el también español Pol Espargaró, la situación es bien distinta pues recién llegado al equipo Repsol Honda su adaptación a la moto japonesa está resultando mucho más complicada de lo que él mismo podría haber pensado, pero poco a poco y por lo visto en los últimos grandes premios, cada vez está más cerca de conseguir su objetivo.

Los pilotos de Suzuki, los españoles Joan Mir y Alex Rins, y el resto de representantes de Ducati, con el australiano Jack Miller a la cabeza pero sin olvidar al español Jorge Martín y al francés Johann Zarco, debieran estar entre los protagonistas de la carrera italiana, en la que sus últimos vencedores en el doble gran premio del pasado año, el italiano Franco Morbidelli y el español Maverick Viñales, no estarán en las mismas condiciones de entonces.

En el caso de Morbidelli su operación de rodilla le mantiene en el “dique seco”, mientras que en el caso de Viñales su salida precipitada de Yamaha y la llegada, igual de prematura a Aprilia, no le permite ser lo suficientemente optimista como para pelear por el podio y su trabajo y objetivo será seguir creciendo en una moto, la RS-GP, que es completamente nueva para él.

Viñales no lo tendrá fácil, pero su compañero de equipo Aleix Espargaró es otro “cantar” pues los últimos resultados del piloto de Aprilia le permiten ser muy optimista antes esta primera cita en Misano Adriático, un circuito en el que el fabricante de Noale cuenta con mucha información al haber realizado bastantes test tanto en pretemporada como durante el año en curso gracias a disponer todavía de una serie de concesiones del campeonato que se lo permite.

Los pilotos de KTM son los que todavía continúan dando “una de cal y otra de arena” pues cuando el portugués Miguel Oliveira está arriba el surafricano Brad Binder para por apuros, y viceversa y es que la KTM RC 16 no termina de funcionar como debiera en todos los escenarios, por lo que ese debe continuar siendo su principal objetivo, evolucionar una moto que al final de la temporada dejará el español Iker Lecuona precisamente cuando mejores resultados está consiguiendo.

Lecuona está abocado a la salida de MotoGP al final de la temporada para recalar en el campeonato del mundo de Superbike de la mano de Honda, y quizás por ello su objetivo en lo que resta de temporada será intentar dejar el mejor sabor de boca posible. EFE

Juan Antonio Lladós

JLL/ea