Quartararo consolida su hegemonía en un fin de semana trágico

0
9
541910

MOTOCICLISMO G.P. ITALIA MOTOGP

Scarperia (Italia), 31 may (EFE).- El francés Fabio Quartararo (Yamaha YZR M 1) consolidó su hegemonía “provisional” en el mundial de MotoGP al adjudicarse la tercera victoria de la temporada, en el Gran Premio de Italia disputado en Mugello, en un fin de semana trágico por el accidente y posterior fallecimiento del joven piloto suizo Jason Dupasquier.

El piloto suizo sufrió una grave caída durante la segunda clasificación de Moto3, en la que le acabaron embistiendo el japonés Ayumu Sasaki y el español Jeremy Alcoba, que iban por detrás, cuando él rodó por los suelos hacia el centro de la pista y sin que pudiesen hacer nada por evitarlo.

Dupasquier luchó por su vida sobre el asfalto de Mugello y también en el hospital al que le trasladaron en Florencia, pero en la mañana del domingo, al final de la carrera de Moto3, se confirmó su fallecimiento, algo que sin trastocar el programa del gran premio sí causó una profunda consternación entre todos los pilotos.

Todos rindieron un emotivo homenaje, con un minuto de silencio sobre la larga recta de meta del trazado italiano, antes del comienzo de la carrera de MotoGP, con su equipo y su moto al frente.

Y, como el “espectáculo debe continuar”, se dio la salida a la carrera de MotoGP, en la que todos los actores tenían muy claro los papeles a desempeñar y, en particular, los representantes de Ducati, que habían ganado las tres últimas ediciones del Gran Premio de Italia de la mano de Danilo Petrucci (2019), Jorge Lorenzo (2018) y Andrea Dovizioso (2017).

Sabían que la única opción que tenían de triunfar era “frenar” al principio de la carrera el ritmo de francés Fabio Quartararo, para que no se escapara, pero no lo lograron.

En apenas cuatro vueltas Fabio Quartararo se puso al comando de la carrera y ésta se acabó, no sin antes “fallar” por sendas caídas el español Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V), cuando era décimo, y el italiano Francesco “Pecco” Bagnaia (Ducati Desmosedici GP21) cuando iba líder.

Algo después, llegado el ecuador de la carrera, Alex Rins (Suzuki GSX RR), en su caso por cuarta vez consecutiva en lo que va de temporada, también acabó por los suelos.

Ahora, Quartararo suma 24 puntos de ventaja sobre el francés Johann Zarco y es más líder de la categoría, como también el australiano Remy Gardner (Kalex) en Moto2, que sin dar en ningún momento por perdido la carrera, esperó hasta la última vuelta para atacar a su propio compañero de equipo, el español Raúl Fernández.

Fernández, autor de la “pole position” de Moto2, mandó desde la primera hasta la última vuelta, pero en la curva diez se dejó sorprender, sin capacidad de reacción, por su rival de nuestras Antípodas, y ahí se le escapó la tercera victoria de la temporada.

Gardner es ahora algo más líder, pero los seis puntos de ventaja que acumula respecto a Raúl Fernández no son ni por asomo una ventaja tranquilizadora.

El líder de Moto3, el español Pedro Acosta (KTM), no pudo acabar en el podio y eso que peleó hasta el final por esas posiciones, incluso por la victoria, pero le faltó experiencia en las dos vueltas finales al circuito de Mugello y sus rivales literalmente “se lo comieron” para relegarlo a la séptima posición, que fue la octava al final por exceder los límites del circuito.

Aún así, Pedro Acosta sigue líder del mundial nada menos que con 52 puntos de ventaja, ahora sobre su propio compañero de equipo, el también español Jaume Masiá (KTM), quien se merece mención especial pues tras la carrera de Le Mans pasó por el quirófano para operarse de una fractura de escafoides en la mano derecha y acabó segundo en el podio.

Juan Antonio Lladós