Puerto Rico termina con la Ley Seca y el cierre de los establecimientos en la madrugada

0
4
694546

CORONAVIRUS P.RICO

San Juan, 12 oct (EFE).- El gobernador de Puerto Rico, Pedro Pierluisi, anunció que el próximo jueves vencerá la orden ejecutiva 2021-065 que trata de combatir la expansión de la covid-19, por lo que quedará sin efecto la Ley Seca y el cierre de establecimientos de la medianoche a las 5:00 de la mañana.

Pierluisi indicó que, sin embargo, como medida cautelar y de prevención, se mantienen todas las disposiciones relacionadas a la vacunación, limitación de aforo y uso de mascarilla.

“Como pueblo hemos logrado que la vacunación y las medidas que se han implementado dieran resultados. Puerto Rico se mantiene como la jurisdicción con más personas vacunadas en los Estados Unidos con un 90 % de las personas elegibles para vacunarse con una dosis y el 80 % con dos dosis”, destacó el jefe del Ejecutivo.

“Por otro lado, el 70 % de toda la población de la isla ya está vacunada. Esto es un gran logro colectivo. De igual forma, la tasa de positividad se ha reducido a menos del 3 % y las hospitalizaciones, así como los fallecimientos, también han disminuido”, sostuvo.

“Aunque estamos muy bien, todavía no podemos bajar la guardia y tenemos que continuar protegiéndonos. En este momento he decido no hacer grandes cambios y mantener ciertas restricciones para salvaguardar la salud y seguridad de todos”, dijo.

La orden ejecutiva actual vence el próximo jueves, por lo que ya no continuará el cierre de establecimientos ni la Ley Seca de medianoche a 5:00 de la mañana.

Sin embargo, permanecerán vigentes las restricciones de aforo en un 50 % en los establecimientos comerciales que no requieran evidencia de vacunación o prueba negativa de la covid-19, como restaurantes, barras, cines, coliseos, teatros, centros de actividades, gimnasios, salones de belleza y barberías, entre otros incluidos en las órdenes ejecutivas 2021-063 y 2021-064.

Esto no incluye a supermercados y colmados.

También continuarán en efecto los decretos para vacunación previamente anunciados, así como el uso de mascarillas en lugares cerrados y al aire libre cuando no se pueda garantizar el distanciamiento físico.

Del mismo modo, permanece la obligación de mascarillas N-95 para profesionales del sector de salud.

Dicho requerimiento de mascarilla ahora formará parte de la orden administrativa del Departamento de Salud.

El gobernador Pierluisi sostuvo que se mantendrá atento a las estadísticas y que no descarta realizar cambios si fuera necesario. “Todos debemos continuar con las debidas medidas de precaución y no bajar la guardia. La vacuna funciona y salva vidas, por eso exhorto a quien no se ha vacunado y pueda hacerlo, a que lo haga”, puntualizó el gobernador.