Puerto Rico: Parte del descubrimiento de Florida

La leyenda de la historia está asociada a Juan Ponce de León, durante una expedición que duró siete meses.

0
16

Raphael Cosme | [email protected]
Fotos: Raphael Cosme

Como parte del aniversario 508 del descubrimiento de la Florida, el Parque de la Fuente de la Juventud dedica una semana con diversas exhibiciones de artefactos personales que estuvieron asociados a don Juan Ponce de León en Puerto Rico.

Entre lo que podemos encontrar destacamos, una cruz compuesta de rocas de coquina que colocaron los tripulantes de la flota de Ponce como marca del descubrimiento, además de varias estatuas, puentes y avenidas en su honor.

INICIO
Pero existe un segmento de la historia del descubrimiento de la Florida que por más de cien años ha sido ignorada y es que, la isla de Puerto Rico jugó un papel importante durante los preparativos de campaña para la búsqueda de la isla de Bimini (islas de la Bahamas) y la Fuente de la Juventud, como se la refirieron los indios Tainos a Ponce de León.

El anuncio de estas místicas tierras fue el momento preciso para que Ponce separara los conflictos políticos que llevaba con Diego, hijo del descubridor del Nuevo Mundo, Cristóbal Colón. Ponce impresionó al Rey Fernando con su propuesta y éste aprobó su aventura con un límite de financiamiento del imperio.

Luego, sin perder tiempo, comenzó los preparativos de la flotas, tripulación y víveres en su casa en el Valle de Caparra (en Guaynabo, Puerto Rico) de manera secreta para evitar que llegara a los oídos de Diego en la Española, quien intentara sabotear de inmediato su interés de conquista.

VIAJE
Teniendo el apoyo del Rey Fernando, Ponce de León salió con una tripulación de 200 hombres entre ellos españoles, mestizos y criollos (hasta algunos Tainos del pueblo de Aguada, Puerto Rico) el 3 de marzo de 1513 con tres carabelas: Santiago, San Cristóbal y Santa Maria de la Consolación.

Luego de atravesar las Islas de Caico, manteniendo todo el tiempo la ruta noroeste para evitar dar alerta a la guardia marina de Diego Colón que custodiaban el mar del Caribe, Ponce mantuvo el astrolabio y compás en una dirección que conectara la ruta que llevó Colón hacia la isla de Guanahani (San Salvador) en su primer viaje al Nuevo Mundo.

Luego de estar algunos días en la isla continuó con un ligero cambio de más hacia el norte/oeste y, en marzo 27 avistó la tierra firme (la Florida) a los 30.8 grados latitud, cerca de lo que es hoy Ponte Vedra. Luego viajó hacia el sur hasta encontrar una bahía con muchos delfines y le nombró Bahía de Delfines (hoy Bahía Matanzas) en donde desembarcó en pequeñas chalupas hasta tocar suelo firme (hoy La Fuente de la Juventud) el 3 de abril de 1513.

Con una docena de su tripulación la nombró La Florida, por ser la semana de Pascua de Flores y reclamó las tierras para sus majestades Fernando y Juana del Reino de Castilla.

La celebración del descubrimiento de Ponce de León tuvo mucha acogida para los residentes de San Agustín entre 1880 a 1930, ya que era la mayor celebración que contaba con la participación del municipio y la iglesia católica.

Toda la semana habían reuniones, procesiones, paradas y cerraban con una ceremonia del desembarco de Ponce de León en la bahía de Matanzas, donde cientos de personas personificaban los principales caracteres del descubrimiento.