Puerto Rico mantiene el toque de queda pero reabre el comercio de forma limitada

0
75
221038

CORONAVIRUS PUERTO RICO

San Juan, 21 may (EFE News).- Puerto Rico continuará bajo toque de queda hasta el próximo 15 de junio con el mismo horario actual, pero vuelven a la actividad los centros comerciales, el comercio minorista, restaurantes y las iglesias, con importantes limitaciones y supeditado al uso de mascarilla, que será obligatorio.

La gobernadora de Puerto Rico, Wanda Vázquez, informó este jueves en conferencia de prensa que en base a las recomendaciones de expertos, y en consenso con los distintos sectores económicos, a partir del próximo martes comienza una primera fase de apertura económica en la que volverá gran parte de la actividad, pero a condición de estrictas medidas sanitarias.

“Ha sido una decisión en consenso y con los datos. En esta nueva orden ejecutiva el mantener el distanciamiento social nos corresponde a todos. Ahora que vamos a abrir algunas actividades económicas será ‘mandatorio’ que todo ciudadano utilice su mascarilla o que se cubra la boca y nariz en todo momento”, adelantó.

Vázquez matizó que la decisión de avanzar a esta fase de reapertura se basó en los datos contrastados de reducción de casos de contagio y “tomando en consideración el desarrollo de la pandemia”.

DECISIÓN DE ACUERDO A EXPERTOS

Dijo que la decisión se tomó además en acuerdo con el Departamento de Salud y los grupos de trabajo, o “task force”, de expertos de salud y economía.

Vázquez no se atrevió a dar una cifra concreta de pruebas realizadas de detección, pero matizó que se ha tomado la decisión basada en la opinión de especialistas y con la garantía de que el sistema sanitaria tiene capacidad para afrontar la pandemia.

La gobernadora insistió en que toda esta apertura anunciada se llevará a cabo teniendo en cuenta la responsabilidad que cada persona y, sobre todo, bajo la premisa de que la mascarilla será obligatoria en todo momento.

La nota más destacada del anuncio es que el toque de queda se mantendrá entre las 7 de la noche y las 5 de la mañana hasta el 15 de junio, fecha en la que como adelantó podría llegar una nueva fase de mayor apertura, siempre y cuando la situación evolucione de forma positiva.

Otro de los puntos más destacados es que restaurantes, centros comerciales y el comercio minorista vuelven el día 26, pero con unas limitaciones notables.

ANALIZAN LA APERTURA ESCOLAR EN AGOSTO

Respecto al sector educativo, Vázquez señaló que se valora todavía si se retomarán las clases en el inicio habitual de agosto, pero que tiene serias dudas.

“Vamos a fomentar el estudio a distancia. Algunos expertos hablan de la posibilidad de una segunda ola de contagio y no me gustaría que nos cogiera con los estudiantes en las aulas”, matizó.

Respecto a las actividades al aire libre, anunció la apertura de las playas de la isla pero únicamente para el baño, paseo o actividades deportivas, no para que las personas pasen el día juntos tomando el sol.

Las iglesias también retoman la actividad a partir del día 26, pero limitada a sábados y domingos y con una capacidad restringida de fieles que será establecida por los centros religiosos.

Los salones comedores de restaurantes podrán abrir con una ocupación máxima del 25 %, mientras que los servicios de entrega a domicilio se extenderán hasta las 12 de la medianoche.

En cuanto a las barbería y salones de belleza podrán operar de lunes a viernes de 9 de la mañana a 5 de la tarde con cita previa, de ninguna manera con personas a la espera de ser atendidos.

Los comercios minoristas de ropa y calzado, que abrirán de 9 a 5, no permitirán probarse la mercancía, por lo que deberán ofrecer un sistema de devolución flexible.

ABREN LOS CENTROS COMERCIALES

A los centros comerciales se les permitirá la reapertura desde el 26 de mayo, de 9 a 5, con los primeros días destinados a preparar a los empleados para recibir a los clientes y para finiquitar los planes de apertura y seguridad.

La ocupación máxima en las tiendas de los centros comerciales de tipo abierto será del 50 % de su capacidad, mientras que en los centros comerciales cerrados, los conocidos como “mall”, la ocupación máxima permitida será de una persona por cada 100 pies cuadrados.

Los concesionarios de venta de automóviles podrán operar como también los negocios de lavado de vehículos.

A los velatorios podrán acudir hasta 10 personas, una hora o dos horas antes del sepelio o crematorio.

Respecto a los servicios educativos, indicó que los laboratorios podrán operar y también podrán mantener su actividad los colegios privados para trabajos extraescolares.

Los agencias de bienes raíces podrán operar, aunque las visitas serán a unidades no ocupadas.

Las embarcaciones de recreo podrán navegar de marina a marina, exclusivamente, la lotería electrónica operará, también los hipódromos ofrecerán carreras, aunque sin público, mientras que los cines seguirán cerrados.

Respecto a los trabajadores del Gobierno se seguirá tratando de mantener en la medida de lo posible el trabajo en remoto.

La gobernadora advirtió que las personas que actualmente cobran el desempleo deberán volver a sus puestos de trabajo si son llamados por sus empleadores y que si no lo hacen no seguirán recibiendo ayudas públicas.

Ramón Leal, de la Asociación de Restaurantes de Puerto Rico (ASORE), dijo en la conferencia de prensa que era muy importante volver a la normalidad, ya que 63.000 empleos directos dependen del sector, aunque matizó que todo se hará paso a paso.

El portavoz de Centros Comerciales puertorriqueños, Adolfo González, señaló por su parte que era primordial volver a abrir pero que primara la salud en el proceso.

Por último, la gobernadora advirtió de que si los contagios se dispararan tras esta importante apertura se volvería a evaluar la situación.

“Vamos a ver cómo se desarrollan los distintos sectores. Vamos a ir examinando día a día”, concluyó.

221038221038