Con el arribo del verano llegan también las altas temperaturas, que pueden hacer que un auto supere sus límites y provocar una avería.

El calor afecta la vida de las baterías: El calor y la vibración son los peores enemigos de la batería porque llevan a un colapso interno que hará que falle. Debido a que no puede hacer nada contra el calor, al menos asegúrese de que la batería esté bien ubicada y así reducir la vibración.

Mantenga fresco el motor: Los motores trabajan mucho en el verano y el sistema de enfriamiento se encarga de protegerlo de un sobrecalentamiento. Además, los aditivos protegen el radiador y otros componentes internos contra el uso y la corrosión. Asegúrese de que tiene el anticongelante adecuado al nivel correcto.

Cuidado con el calor en las ruedas: Manejar con neumáticos poco inflados no sólo afecta el comportamiento y frenado, sino que también puede provocar que las ruedas se sobrecalienten y se incremente el riesgo de pincharse.

El auto también necesita hidratarse: Los fluidos del motor son esenciales para mantener el auto en buen estado. La mayoría no solo lubrica, sino que enfría diversos componentes, pero cuando los niveles están bajos, el efecto se reduce y aumenta la posibilidad de un sobrecalentamiento.

Leave a Reply