El color veraniego de sandías, cerezas o melocotones deja paso ya a la calidez de los productos de otoño. Aprovecha las frutas y hortalizas de la temporada para sacarles el máximo partido. Todas tienen propiedades que no te puedes perder.

Boniatos. Su sabor es dulce y su composición muy similar a la de la patata, aunque con un contenido energético mayor. Destaca su aporte en pro vitamina A.

Higos. Su valor calórico es elevado, pero además destaca su contenido en fibra, magnesio y calcio. Así que, sin abusar, comer una o dos piezas te puede sentar de maravilla. Secos multiplican sus propiedades y son un perfecto tentempié. Frescos dan un toque muy especial a las ensaladas.

Castañas. A diferencia de la mayoría de los frutos secos, el aporte energético de las castañas no es muy elevado. Tiene menos grasa, un alto contenido en agua y nutrientes reguladores. Ideales para preparar purés calientes o en crema para untar el pan.

Setas. Llevan pocas calorías y además han demostrado ser uno de los alimentos más saciantes con lo que te evitan “ataques” de hambre. Eso sí, preparalas de la manera más sencilla, poco condimentadas y acompañadas de alimentos pobres en grasa.

Manzanas. ¿Conoces este dicho popular? “An apple a day keeps de doctor away” y es que las propiedades nutricionales de esta fruta son muy relevantes. Comerlas a bocados cuida tus dientes y encías y es ideal contra la retención de líquidos.

Uvas. En blancas o rojas, se destacan los azúcares, ácido fólico y vitamina B6. El aporte calórico de las uvas pasas es aproximadamente 4 veces superior al de su versión fresca. Pero los nutrientes también están mucho más concentrados. Un puñadito en un yogur desnatado es perfecto.

Membrillos. Esta fruta no destaca especialmente por su contenido en vitaminas, sin embargo, sí es importante su aporte en fibra y taninos. El dulce de membrillo combinado con requesón, queso fresco o nueces constituye una alternativa muy saludable para los almuerzos y las meriendas de los más pequeños.

Granadas. Contiene flavonoides de acción antioxidante y antiséptica. Estos componentes tienen la capacidad de captar radicales libres nocivos para el organismo, por lo que su consumo contribuye a reducir el riesgo de enfermedades degenerativas, cardiovasculares y de cáncer.

SHARE

Leave a Reply