Las condiciones climáticas, que van desde fuertes lluvias hasta fuertes tormentas de nieve, pueden causar serios daños a tu casa sin que te des cuenta.

Si eres dueño de una vivienda debes estar preparado para limpiar las secuelas de una tormenta. Aquí, una serie de consejos que pueden ser de utilidad:

Para comenzar, necesitarás saber qué tipo de daño debes buscar después de una tormenta. Las azoteas y los canalones son buenos lugares para comenzar su búsqueda porque son los más susceptibles a los daños causados por el granizo, fuertes vientos, nevadas intensas y la acumulación de hielo.

Asegúrate de que los canalones estén libres de residuos para que no se formen acumulaciones de hielo. Si tienes nieve en tu azotea, quítala con un rastrillo de techo porque puede derretirse y formar acumulaciones de hielo al volverse a congelar.

También es importante revisar las tuberías dentro de la vivienda, ya que corren el riesgo de agrietarse cuando son expuestas a temperaturas bajo cero. Las tuberías reventadas pueden causar grandes fugas dentro de las paredes o debajo del piso. Si descubres la fuga lo suficientemente pronto, quizá puedas prevenir la invasión de moho y más daños a tu propiedad.

Si tus tuberías están congeladas, pero no se han reventado, es posible que puedas descongelarlas lentamente por tu cuenta. En primer lugar, abre el grifo a gotear en el lavabo o ducha afectada. Luego palpa a lo largo de la tubería para encontrar el punto que está más frío que el resto y utiliza una secadora o una lámpara de calor para descongelar lentamente la tubería. Cuando el agua comience a fluir de nuevo, coloca material aislante alrededor de la tubería para evitar que se congele de nuevo.

Qué hacer con el moho

Las viviendas con moho pueden convertirse rápidamente en riesgos para la salud y todos los problemas de moho deben ser informados o reparados al vender una vivienda. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades indican que es necesario “limpiar y secar artículos mojados dentro de 48 a 72 horas. Mantener las áreas húmedas bien ventiladas. Desechar los materiales húmedos que no puedan ser reparados. Si ves o hueles moho, límpialo con una solución de 1 taza de cloro líquido doméstico por 1 galón de agua”.

SHARE

Leave a Reply