Promesas frágiles

0
44

Se despide una temporada de innovación con la semana concluyente de ‘The Fragility of the Promise’ del artista cubano Kedgar Volta en el Museum of Contemporary Art Jacksonville.

Dalia Razo | [email protected]

Una institución cultural de University of North Florida, o UNF, el Museum of Contemporary Art, o MOCA, nos brinda una última semana de la obra maestra del artista cubano Kedgar Volta. Parte de la serie de Project Atrium, ‘The Fragility of the Promise’ nos ilumina en un sitio específico dentro del museo reservado para instalaciones creativas de artistas tanto emergentes como establecidos.
Inventor por naturaleza, el arte no fue parte de los sueños del pequeño Volta, pero si el poder crear juguetes para él y sus amigos del vecindario en un mundo en el que estos eran escasos. Al crecer, el cubano estudió diseño gráfico en el Instituto Superior de Diseño en La Habana y fue ahí que comenzó a explorar su expresión con medios artísticos como la fotografía.


“No fue hasta que inmigré a los Estados Unidos que comencé a mostrar mi trabajo,” cuenta el artista. Al exponer su primer proyecto, este le abrió las puertas a otras oportunidades y desde entonces deleita al público con sus ideas. Sin embargo, ‘The Fragility of the Promise’ ha sido la obra más grande e impactante que el cubano radicado en Jacksonville ha realizado hasta ahora.
Al posicionarse debajo de la obra, una instalación de luces reactivas suspendidas del techo en aros concéntricos, el espectador afecta el comportamiento de las luces sin mantener su control, resultando en una relación o promesa frágil entre el observador y la obra. Al igual, las dimensiones monumentales del espacio retaron a Volta a reinventar el desarrollo de su instalación.


“Precisamente por su escala no fue posible verla en toda su magnitud hasta que no fue instalada en el espacio,” explica Volta sobre el proceso. “Y tengo que confesar que hasta a mi me impresionó mucho. Fue un sueño hecho realidad.” Producto de una invitación para proponer una idea para Project Atrium, la oportunidad no le pudo haber llegado en mejor momento.
Volta llevaba años estudiando la tecnología para crear trabajos inmersos e interactivos y al llegar esta oportunidad, él se encontraba listo para poner sus conocimientos en práctica. De igual forma la experiencia le requirió estudiar áreas en las cuales no tenía experiencia, y aún más importante, el organizar y dirigir la cantidad de voluntarios que llegaron a apoyar su proyecto.


Naturalmente la reacción del público ha sido muy positiva y Volta se siente muy satisfecho. “Una de las mejores experiencias ha sido el entrar al museo y ver a unos veinte niños acostados sobre el suelo disfrutando y conversando sobre la pieza,” dice el diseñador. La primera instalación de su tipo, Volta no piensa dejar de impactarnos con su imaginación.
“Mis trabajos siempre parten de una idea,” concluye el artista. “Por lo tanto mi aspiración es poder seguir viendo esas ideas manifestarse y tener un espacio donde compartirlas.” Al igual motivado por la legendaria frase, “El arte es cualquier cosa con la que te puedas salir con la tuya”, sin duda Volta se seguirá saliendo con la suya.

Para mayores informes visitar:mocajacksonville.unf.edu

Leave a Reply