Presidente kirguís despliega al Ejército tras declaración estado emergencia

0
9
301465

KIRGUISTÁN ELECCIONES

Moscú, 9 oct (EFE).- El presidente de Kirguistán, Sooronbai Jeenbékov, decretó hoy el despliegue del Ejército en la capital del país, Biskek, donde se ha declarado el estado de emergencia para hacer frente a los disturbios de los últimos días.

Según el decreto presidencial, las unidades militares organizarán puestos de control por la ciudad para evitar “enfrentamientos armados, garantizar el orden público y defender a la población”.

Jeenbékov se reunió con el jefe del Estado Mayor del Ejército de esta república centroasiática, Taalaibek Omuralíev, con el que abordó medidas para estabilizar la situación política en el país, según informa la agencia kirguisa, AKIpress.

El estado de emergencia, que podría incluir un toque de queda y la limitación de derechos y libertades individuales, entrará en vigor hoy, viernes, a las 20.00 hora local y regirá hasta las 08.00 de la mañana del 21 de octubre.

El Ministerio del Interior precisó posteriormente que el estado de emergencia entrará en efecto a partir de este sábado. El Parlamento kirguís tiene tres días para adoptar la medida, pero ha decidido reunirse este sábado, según dijo a AKIpress la vicepresidenta del Legislativo, Aida Kasimalieva.

El viceministro del Interior, Almazbek Orozalíev, se encargará de asumir la comandancia de Biskek durante el estado de emergencia y podrá suspender actos públicos, actividades deportivas, mítines, manifestaciones, piquetes y huelgas, además de introducir controles sobre los medios de comunicación y las redes sociales.

Los disturbios continúan hoy en la capital donde, según testigos presenciales, unos desconocidos dispararon contra el coche del expresidente Almazbek Atambáyev, liberado esta semana de la cárcel por sus partidarios, y de otros opositores.

Además, un grupo de manifestantes lanzó piedras y botellas contra los participantes en un mitin en favor de Atambáyev, que tuvo que abandonar urgentemente la tribuna de oradores.

Jeenbékov se mostró hoy dispuesto a renunciar a su cargo una vez se haya creado un nuevo Gobierno y sea aprobado un nuevo primer ministro, por lo que firmó este mismo viernes un decreto para destituir al Ejecutivo en pleno.

“Es necesario volver cuanto antes al marco legal”, afirmó.

Kirguistán, antigua república soviética limítrofe con China, se encuentra sumida en una grave crisis después de las elecciones del pasado día 4, en las que solo dos fuerzas opositoras habrían entrado en el Parlamento y cuyo resultado fue denunciado como fraudulento por los partidos que no superaron el umbral del 7 % requerido para lograr representación.

El resultado desató disturbios el lunes por la noche, en los que una persona falleció y un millar resultaron heridas.

La Comisión Electoral Central (CEC) anuló el martes el resultado de las elecciones, pero las protestas no cesan y los llamamientos de varios líderes políticos para que se abra en el Parlamento un proceso de destitución a Jeenbékov o que renuncie antes voluntariamente son cada vez más fuertes.

El mismo martes el Parlamento eligió al antiguo diputado opositor Sadir Zhapárov nuevo jefe del Gobierno y también designó a otro opositor, Miktibek Abdildáev, nuevo presidente del Legislativo.

Varios partidos han creado consejos de coordinación para exigir la renuncia del presidente, elegir a un primer ministro alternativo, la disolución del Parlamento y la purga de los políticos actuales.

Uno de los consejos no reconoce a Zhapárov y quiere elegir entre varios candidatos propuestos por los partidos opositores a un nuevo jefe de Gobierno “técnico”, que solo gobierne durante dos o tres meses hasta unas nuevas elecciones parlamentarias.

Este viernes los líderes de cuatro partidos, Bir Bol, Reforma, Respublika y Ata-Meken firmaron un memorando para consolidar sus fuerzas y proponer al ex primer ministro Omurbek Babánov para el cargo de jefe de Gobierno.

El Parlamento también prevé abordar este sábado la cuestión de los candidatos a primer ministro, de acuerdo con su vicepresidenta.