Presentan una tercera demanda contra la reforma electoral de Georgia

0
32
469647

ELECCIONES

Atlanta (GA), 30 mar (EFE News).- El Southern Poverty Law Center (SPLC) y la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU) interpusieron este martes una demanda contra la controvertida ley de reforma electoral de Georgia, la tercera desde que se aprobó la semana pasada.

La acción legal fue presentada en nombre del Latino Community Fund of Georgia, la African Methodist Episcopal Church y el Georgia Muslim Voter Project, entre otras organizaciones, por considerar que la ley SB 202 “hace que sea mucho más difícil para todos los residentes de Georgia votar, especialmente a los electores de color, los nuevos ciudadanos y las comunidades religiosas”.

“Los acusados han violado la ley federal y la Constitución de Estados Unidos y recurrimos a los tribunales federales y al Congreso de Estados Unidos para abordar el increíble daño que la SB 202 tendrá en nuestros clientes”, declaró Nancy Abudu, subdirectora legal del SPLC, que representa a las organizaciones.

La demanda nombra como uno de los acusados al gobernador de Georgia, Brian Kemp, que promulgó la ley el pasado jueves minutos después de haber sido aprobada por la Asamblea General de Georgia, controlada por el Partido Republicano.

La demanda es la tercera que organizaciones defensoras de los derechos civiles y agrupaciones afroamericanas e hispanas han presentado en tribunales federales de Georgia por considerar que la medida constituye un ataque a las comunidades de minorías al restringir su voto, una acusación que Kemp y los republicanos rechazan al argumentar que la medida es necesaria para garantizar que las elecciones en el estado sean “seguras, accesibles y justas”.

La ley impone nuevas restricciones al voto, como el requisito de mostrar una identificación oficial con foto para poder sufragar por correo, limita los sitios donde se pueden colocar buzones para depositar las llamadas boletas ausentes, así como también el horario de acceso a las mismas.

También le concede al estado poderes para asumir el control de los comicios locales si lo considera necesario y prohíbe a terceros proveer agua o alimentos a los votantes en fila para sufragar.

“La SB 202 es quizás la legislación de supresión de votantes más audaz y vergonzosa promulgada en la era moderna. Su propósito y objetivo son claros: crear barreras para los votantes negros que participaron en números récord en las elecciones presidenciales de noviembre de 2020 y las elecciones especiales de enero de 2021”, dijo Sherrilyn Ifill, presidenta de la NAACP Legal Defense and Educational Fund, Inc.