Con un poco de timidez el verano está llegando en este 2018 y, aunque todavía las mañanas y los acasos se tornan un poco fríos, ya comienza a llegar temperaturas agradables que hacen que todo florezca.

Es por eso que ha llegado la hora de preparar tu jardín para que cuando el verano esté en pleno apogeo, el exterior de tu casa esté radiante con los múltiples colores que nos regala la naturaleza.

Si quieres  que tu jardín luzca hermoso durante la temporada de calor, deberás cuidarlo desde ya. Es importante que antes de planear poner nuevas plantes te ocupes de las que ya tienes, abonando la tierra y sacando las raíces y hojas muertas.  No te olvides de podar los tallos para estimular el crecimiento de tus plantas.

Es el césped, precisamente, uno de los más perjudicados cuando llega el calor y es por eso importante que lo riegues a diario y lo mantengas podado lo más corto posible para evitar que se seque. Si quedan algunos huecos, puedes replantar césped en las primeras horas de la mañana y luego regar con abundante agua.

Con las altas temperaturas, el riego se hace necesario todos los días, y para evitar la evaporación se tiene que hacer durante las primeras horas de la mañana o las últimas de la tarde. Si tienes un sistema de aspersores en el jardín , recuerda  dejarlo por durante 20 a 30 minutos y que no dé directamente a plantas subtropicales o que no necesiten abundante agua. Recuerda que tienes que regar a mano por lo menos una o dos veces por semana los arbustos, el follaje de las plantas y los árboles.

Las plantas de maceta pueden sufrir las consecuencias del verano si no tomas medidas para protegerlas. No conviene ponerlas a pleno sol, y si son plantas sensibles como Rosas miniatura, Buganvilla o Mandarino, colócalas a la sombra. Las plantas de interior sufren el calor , por lo que tienes que sacarlas afuera, pero procura que estén a la sombra, o bien, ventila las habitaciones todos los días: renovar el aire es bueno para ellas tanto como para ti.

Leave a Reply