San Diego, CA.- Un tramo de la frontera entre EEUU y México albergó una tradicional ‘Posada Sin Fronteras’, en el que se hizo un llamado a la “reconciliación y solidaridad” a días de culminar un año marcado por el endurecimiento de políticas migratorias.

Tal como se hizo desde su primera edición, hace 24 años, los organizadores leyeron los nombres de quienes murieron en su afán de cruzar la frontera en esta posada, en la que se aludió a José y María, extranjeros de Belén y quienes tuvieron que buscar refugio la noche en que Jesús nació, de acuerdo al relato bíblico.

Como en toda posada navideña, los participantes cantaron villancicos y lanzaron burbujas a través de la valla metálica, además de compartir en el lado mexicano tamales y otros dulces tradicionales en esta época del año.

Leave a Reply