Piden al Congreso investigar unidades de encubrimiento de Patrulla Fronteriza

0
8
713170

INMIGRACIÓN CONGRESO

Miami, 28 oct (EFE).- Una coalición de organizaciones fronterizas pidieron al Congreso federal que investigue la actuación de un departamento en la “sombra” de la Patrulla Fronteriza cuya función es “mitigar y ocultar la culpabilidad” de los agentes envueltos en incidentes violentos, incluida la muerte de indocumentados.

En una misiva enviada este miércoles a congresistas de los comités de Seguridad Nacional, Justicia, Supervisión y Reforma del Senado y la Cámara de Representantes, este grupo pidió que se convoquen audiencias para analizar la operación “ilegal” de los Equipos de Incidentes Críticos de la Patrulla Fronteriza (BPCIT).

“Estos equipos actúan sin la autoridad del Congreso para obstruir la justicia, socavar la seguridad pública y violar la confianza pública”, destacó la Coalición de Comunidades de la Frontera Sur (SBCC, en inglés) en un comunicado.

Su directora, Vicki Gaubeca, destacó que el hecho de que ningún agente fronterizo haya sido “procesado con éxito” en los casi 100 años de historia de la Patrulla Fronteriza “no es accidental”.

Y eso ha provocado, consideró, que los agentes actúen con “impunidad”, por lo que instó a que el Congreso investigue y ayude a cerrar estas “unidades de encubrimiento no autorizadas” de la Patrulla Fronteriza.

En la carta, se explica que los BPCIT comenzaron a funcionar en 1987 en el sector de San Diego y que desde entonces se han creado también en otros sectores de la frontera para “mitigar la responsabilidad civil de los agentes”.

SBCC denuncian que no hay nada “equivalente” conocido en ninguna otra agencia de aplicación de la ley y que actúan como “unidades de encubrimiento, agentes protectores, en lugar del público, y no responden a nadie excepto a los jefes de la Patrulla Fronteriza que los controlan”.

Aseguran que los BPCIT no están autorizados por el Congreso ni por otras agencias para participar en investigaciones federales sobre asesinatos y otros incidentes relacionados con el uso de la fuerza por parte de los uniformados.

“Los BPCIT retienen, corrompen y destruyen las pruebas contra un agente. Están en la raíz de la impunidad de la Patrulla Fronteriza. No puede haber una responsabilidad significativa de los agentes fronterizos mientras existan los BPCIT”, afirmaron.

Y pusieron como ejemplo el caso de Anastasio Hernández Rojas, un mexicano que murió a causa de las descargas eléctricas y los golpes que le propinaron agentes fronterizos en San Diego en 2010.

La carta cita documentos que incluyen declaraciones de miembros de BPCIT, registros de investigación policial, divulgaciones públicas y registros judiciales sobre casos en los que participó la que consideran la “unidad de policía en la sombra más grande y más antigua” del país.

“Es imperativo que el Congreso los investigue”, aseguró SBCC, que reúne a medio centenar de grupos fronterizos desde un extremo de la frontera estadounidense con México en San Diego (California) al otro en Brownsville (Texas).

En declaraciones recogidas en el comunicado, James Wong, excomisionado adjunto de Asuntos Internos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), agencia federal a la que pertenece la Patrulla Fronteriza, dijo que estas unidades son una “herramienta de gestión cuestionable” y por ese motivo “deberían abolirse”.