Piden 10 años de cárcel para un destacado político paraguayo del oficialismo

0
4
610875

PARAGUAY CORRUPCIÓN

Asunción, 29 jul (EFE).- La Fiscalía paraguaya pidió este jueves 10 años de pena privativa de libertad para Óscar González Daher, extitular del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados (JEM) y exsenador del gobernante Partido Colorado, durante el juicio por enriquecimiento ilícito, lavado de dinero y declaración falsa.

Los fiscales también pidieron un comiso especial de 55.000 millones de guaraníes (cerca de 8 millones de dólares), por ser producto del enriquecimiento ilícito.

Durante los alegatos finales del juicio oral a González Daher y a su hijo, Óscar González Chaves, estuvieron presentes la fiscal general del Estado, Sandra Quiñónez, y el asesor legal residente del Departamento de Justicia de Estados Unidos, Brian Skaret.

En diciembre de 2019, Estados Unidos declaró a González Daher y al exfiscal general Javier Díaz Verón, implicado en otros casos de corrupción, así como a sus familias “no elegibles para ingresar a los Estados Unidos”.

González Daher y su hijo están procesados por enriquecimiento ilícito, declaración falsa y lavado de dinero.

El pasado diciembre, González Daher fue sentenciado a dos años de prisión, con efecto suspensivo, y a siete años de suspensión para ejercer cargo público, en otra causa distinta correspondiente a un sonado caso de tráfico de influencia cuando presidió el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados.

González Daher fue condenado solo por tráfico de influencia y el tribunal también aplicó la misma pena al que fuera su secretario en el JEM, Raúl Fernández Lippman, y a un año y ocho meses de prisión al abogado Carmelo Caballero.

Los tres estuvieron en medio de un escándalo tras la filtración a un medio local, en noviembre de 2017, de audios en los que se oían al político y a su secretario presionando a jueces y fiscales en casos de su interés.

A raíz del escándalo, González Daher fue despojado de sus fueros de senador la legislatura pasada y en la actual volvió a entrar tras estar incluido en la lista de la Cámara Alta por el Partido Colorado para el periodo 2018-2023.

Tras semanas de actos de repudio por parte de grupos civiles, presentó la renuncia a ese escaño.

El exsenador, cuyo clan familiar controla desde hace décadas la base política colorada en la ciudad de Luque, vecina a Asunción, había cumplido varios meses de prisión preventiva en la Agrupación Especializada de la capital paraguaya y luego arresto domiciliario.

Su hermano, Ramón González Daher, exvicepresidente de la Asociación Paraguaya de Fútbol, está procesado junto con su hijo Fernando por usura y lavado de dinero