Perú mantiene proyección de alza del PIB en un 10,7 % pese a la incertidumbre

0
8
564326

PERÚ ECONOMÍA

Lima, 18 jun (EFE).- El Banco Central de Reserva del Perú (BCRP) mantuvo en un 10,7 % el pronóstico de crecimiento de la economía para este año, a pesar de la incertidumbre política y el crispado contexto postelectoral que vive el país tras los comicios presidenciales del pasado 6 de junio.

Según informó este viernes el presidente del BCRP, Julio Velarde, el buen desempeño de la economía peruana en el primer trimestre de 2021 compensaría los efectos negativos de la actual y tensa coyuntura electoral.

Durante una presentación por teleconferencia sobre el reporte de inflación, Velarde advirtió, sin embargo, que estas proyecciones se realizaron con “un velo de ignorancia” y que estarán sujetas a la confianza y las medidas económicas del próximo Gobierno.

INCERTIDUMBRE POLÍTICA

En marzo, el BCRP ya había bajado del 11,5 % al 10,7 % su proyección de crecimiento para 2021 debido a las medidas decretadas por las autoridades peruanas a fin de frenar el avance de la segunda ola de contagios de coronavirus.

A los impactos económicos de la pandemia se suma ahora la inestabilidad política, luego de las polarizadas elecciones que enfrentaron al virtual presidente electo, Pedro Castillo, y la candidata derechista Keiko Fujimori.

Ante este escenario, Velarde prevé que la recuperación del producto interno bruto (PIB) sea más lenta en el segundo y tercer trimestre, aunque mantiene intacta la proyección para fines de año gracias al “impulso fuerte” que demostró la economía peruana entre los meses de enero y marzo, cuando avanzó un 3,8 %.

“El resultado mayor al esperado en el primer trimestre sería contrarrestado por el debilitamiento de las expectativas de los agentes económicos tras el desarrollo del proceso electoral”, afirmó el economista.

VOLATILIDAD EN LOS MERCADOS

Velarde destacó la caída del 8,9 % de la bolsa de valores desde diciembre de 2020, así como la depreciación del 18 % del sol frente al dólar desde 2019.

Precisó que, en lo que va de 2021, la mondeda peruana se desplomó casi un 8 % ante la divisa estadounidense, una volatilidad que consideró “baja” en comparación con otros países de la región.

“La intervención cambiaria que hemos tenido este (último) semestre ha sido la más alta de la historia”, añadió Velarde, quien detalló que en este periodo el BCRP ha ofertado 10.400 millones de dólares en el mercado cambiario.

El economista indicó también que los inversionistas no residentes en el Perú disminuyeron sus tenencias de bonos soberanos, pasando de tener una participación del 49 % en marzo al 45 % en mayo y junio.

Asimismo, recordó que el BCRP mantiene la tasa de interés en un mínimo histórico del 0,25 %, algo que se mantendría siempre y cuando no suba la inflación, que prevé que se ubique alrededor del 4 % este año.

En este sentido, subrayó que el incremento actual del 2,5 % en la inflación es “temporal” y que está en concordancia con el aumento registrado en la mayoría de países.

NIVELES PREPANDEMIA EN 2022

De acuerdo con Velarde, el crecimiento del 10,7 % del PIB estaría sustentado tanto por el mayor dinamismo de la demanda interna como la recuperación de la demanda externa.

En concreto, destacó el impacto de la inversión pública, que en mayo creció un 477,9 % interanual – dato que se explica por el hundimiento económico de 2020- , y el récord de la tasa de ahorro privado, que se traduciría en un incentivo para el consumo.

Si se contabilizara respecto a 2019, la inversión pública creció un 40,6%.

También aludió a los vientos favorables externos, en especial el avance de la vacunación contra la covid-19 y el estímulo fiscal de Estados Unidos, que llevaron a revisar al alza el crecimiento económico mundial (5,9 %).

Para este año, se espera que la inversión privada aumente un 15,5 %, la pública un 19 %, que el déficit fiscal se reduzca un 4,5 % del PIB y que el superávit de la balanza comercial llegue casi a 17.000 millones de dólares.

Todas estas proyecciones, sin embargo, no se traducirían a una recuperación completa de los efectos nocivos de la covid-19 en la economía peruana, que tendría que esperar hasta el primer trimestre de 2022 para alcanzar sus niveles anteriores a la pandemia.