Perú exhibe su división ante los intentos de impugnar resultados electorales

0
10
565363

PERÚ ELECCIONES

Lima, 19 jun (EFE).- Miles de partidarios tanto del izquierdista Pedro Castillo como de su rival Keiko Fujimori marcharon este sábado en Perú para defender o combatir, en sendas movilizaciones simultáneas, los intentos de la líder derechista para impugnar y anular miles de votos de las elecciones presidenciales en las que salió perdedora.

En diversos puntos del país, pero sobre todo en Lima, los ciudadanos de uno y otro bando portaban prácticamente los mismos símbolos -omnipresentes las banderas y los colores de Perú- y coreaban eslóganes muy parecidos en defensa de la patria, el voto y la democracia, pero con visiones radicalmente opuestas de su significado.

Por un lado, se exigía el respeto a los resultados del domingo 6 de junio, se protestaba ante los intentos fujimoristas por revertir los resultados con maniobras legales y, fundamentalmente, se alertaba y prevenía de los actos de sectores de la derecha para evitar la proclamación del maestro rural como presidente de Perú, aunque eso suponga violar el orden constitucional.

Desde el otro lado se pedía, bajo el categórico lema “respeta mi voto”, proteger al país del “comunismo”, “exigir la verdad” sobre las elecciones y combatir “el fraude electoral”.

NO EXISTE FRAUDE

Ante la tensión de la jornada, el Ministerio del Interior desplegó 3.000 policías para evitar incidentes entre los manifestantes de uno y otro bando, si bien no hubo ningún altercado pese a que en Lima ambas marchas coincidieron en el casco histórico de la ciudad.

Fujimori protagonizó la marcha en la capital, tal y como ya hizo la semana pasada, en esta ocasión acompañada por la plana mayor de su partido y los más estrechos aliados de su campaña para instalar la idea de fraude electoral, como la también excandidata presidencial derechista Lourdes Flores.

No existe ninguna prueba fehaciente de que en las elecciones peruanas se haya cometido fraude alguno, tal y como insisten en señalar las autoridades electorales y los grupos de observadores internacionales que acompañaron todo el proceso, entre ellos los enviados por la Organización de Estados Americanos (OEA).

La empresa encuestadora IPSOS, la más reconocida del país, publicó hoy mismo un análisis estadístico sobre los resultados en el que “no se encuentra evidencia” de fraude.

Tras el recuento oficial, Castillo aventaja a Fujimori por más de 40.000 sufragios, si bien aún falta que el Jurado Nacional Electoral (JNE) termine de revisar impugnaciones fujimoristas para anular 200.000 votos de zonas que abrumadoramente apoyan a Castillo, donde dicen que hubo irregularidades.

Todos estas reclamaciones ya han sido rechazadas en primera instancia por los Jurados Electorales Especiales (JEE), la mayor parte de ellas por defectos formales (falta de pago de tasas o por haber sido presentadas fuera de plazo) pero también por que no existe prueba alguna que las sustenten.

LADRONES DE VOTOS

Ante miles de simpatizantes, Fujimori repitió sin embargo sus tesis de fraude que defiende desde que en la noche electoral comenzó a ser patente que iba a perder la votación y sus exigencias al JNE para que acepte revisar todos sus reclamos, incluso aquellos que llegaron fuera del plazo legal.

“Estamos con la voz firme pidiendo que se respete nuestro voto”, afirmó la candidata antes de añadir que ella no iba a aceptar “que se roben nuestros votos”.

“Buscamos conocer la verdad, y por eso pedimos que se analicen las actas, que no nos pongan excusas”, insistió Keiko Fujimori.

Flores, asesora legal de Fujimori, dio un paso más allá y afirmó que esta había ganado la votación, que les habría sido arrebatada, y aprovechó para llamar directamente ladrón al responsable del Organismo Nacional de Procesos Electorales (ONPE), Piero Corveto.

DESCONOCER EL RESULTADO

La marcha a favor de Castillo, que no participó en la movilización, también congregó a miles de simpatizantes en Lima. Quedó en manos de varias organizaciones civiles y políticas, entre ellas grupos de ronderos (milicias de autodefensa campesina) y campesinos que llegaron a Lima para apoyar al candidato izquierdista.

Todos coincidieron en subrayar lo que recogía la convocatoria a la manifestación, es decir, la existencia de una creciente campaña para “desconocer los resultados aduciendo fraude” para así “deslegitimar el resultado del proceso electoral”.

Esas denuncias, según los organizadores, “no tienen ningún asidero” además de haber sido presentadas “fuera de los plazos y procedimientos vigentes”, mientras que el pedido de eliminar los votos rurales lo que busca es “negar el derecho a la participación política de miles de ciudadanos”.

“Vemos con preocupación los distintos pedidos formulados en favor de Keiko Fujimori ante la Justicia regular buscando paralizar y revertir las decisiones de la justicia electoral. Exhortamos a la candidatura de Fuerza Popular a cesar dichas medidas judiciales que dilatan sin sustento el proceso electoral”, lamentaron.

565363