Pekín autoriza que la “fintech” Ant abra una filial de servicios financieros

0
9
547043

TECNOLOGÍAS CHINA EMPRESAS

Shanghái (China), 4 jun (EFE).- La filial tecnofinanciera (‘fintech’) del conglomerado chino Alibaba, Ant Group, recibió la autorización por parte del regulador nacional para abrir una filial mediante la que ofrecerá servicios financieros a consumidores, informó hoy la prensa oficial.

La Comisión Reguladora de Bancos y Aseguradoras de China (Cbirc) aprobó anoche la operación, que supone un primer paso para resolver las preocupaciones de las autoridades sobre las operaciones de Ant, que desembocaron en noviembre de 2020 en la abrupta suspensión de su salida a bolsa, que iba a ser la mayor de la historia.

La nueva filial tendrá sede en la ciudad central de Chongqing -una de las cuatro municipalidades del país bajo control directo del Gobierno central- y tendrá permiso para llevar a cabo negocios como conceder créditos personales, aceptar depósitos de las subsidiarias de sus accionistas o dar servicios de consulta financiera.

Ant -controlada por el fundador de Alibaba y uno de los hombres más ricos de China, Jack Ma- tendrá el 50 % de las participaciones de la nueva compañía, mientras que la otra mitad será para seis compañías entre las que figuran bancos o el gestor estatal de activos Huarong.

La firma, llamada Chongqing Ant Consumer Finance, cuenta con un capital total de 8.000 millones de yuanes (1.249 millones de dólares, 1.031 millones de euros), señala la Cbirc.

La subsidiaria de Ant deberá comenzar a operar en los seis meses siguientes a la obtención de las licencias pertinentes, aunque existe la opción de prolongar ese plazo una única vez durante tres meses.

La prensa china indica que la Comisión exhortó a la compañía a “cumplir estrictamente” con las leyes del país, y que será esta subsidiaria la que se haga cargo de los negocios de microcréditos de Ant con productos como Huabei o Jiebei, criticados por la Cbirc por ofrecer servicios “prácticamente iguales” a las tarjetas de crédito bancarias pero con “cuotas por pagos a plazos superiores a las de los bancos”.

Esos servicios serán retirados oficialmente del mercado en el plazo de un año tras la apertura de la nueva subsidiaria financiera.

El Banco Popular de China (BPC, central) exigió en diciembre de 2020 a Ant que resolviese los problemas identificados por los reguladores en materia de gobierno corporativo o cumplimiento de los requisitos reguladores, y el pasado abril aprobó el plan de reestructuración elaborado por la firma a instancias de las autoridades.

Por el momento, aunque la compañía está cumpliendo con los deseos de los reguladores, la salida a bolsa de Ant continúa en suspenso.

Las medidas tomadas en el caso de Ant se enmarcan en una campaña mayor de control de Pekín sobre las grandes tecnológicas, a las que el Gobierno tiene en el punto de mira por supuestas prácticas antimonopolísticas.

Una de las principales compañías de ese sector, Alibaba -la matriz de Ant-, recibió en abril la mayor sanción antimonopolio jamás impuesta por China: 18.000 millones de yuanes (2.810 millones de dólares, 2.320 millones de euros), el equivalente al 4 % de los ingresos de la empresa en 2019. EFE