Partido opositor nicaragüense fija plazo para hablar de unidad contra Ortega

0
7
468197

NICARAGUA ELECCIONES

Managua, 29 mar (EFE).- El opositor Partido de Restauración Democrática (PRD) anunció este lunes que fijó este miércoles 31 de marzo como plazo para iniciar conversaciones con Ciudadanos por la Libertad (CxL) sobre la posibilidad de unirse contra el presidente Daniel Ortega, quien buscará la reelección en los comicios de noviembre.

El presidente del PRD, Saturnino Cerrato, afirmó en conferencia de prensa que su partido ha tomado la palabra a CxL, cuyos integrantes han empezado a mostrar interés en unirse con el resto de la oposición, para establecer una fecha concreta con fines de unidad.

“Nuestra propuesta es que llevemos a cabo esta reunión el próximo miércoles 31 de marzo, del año en curso”, dijo Cerrato, en una declaración que pareció un emplazamiento a CxL, criticado por ser un actor de la oposición que ha mostrado renuencia a unirse para enfrentar a Ortega, pese a autodenominarse como “único opositor”.

Cerrato citó a CxL para ponerse de acuerdo en “exigir la inmediata liberación de todos los presos políticos, demandar la restauración de nuestros derechos y libertades pública, y urgir la ejecución inmediata de las reformas electorales”, según indicó.

El presidente del PRD, que pidió la presencia de la Comisión de Buena Voluntad como garante de las conversaciones, afirmó que su partido acudirá a la reunión como representante del grupo opositor al que pertenece, la Coalición Nacional, y no como un disidente aislado, tal como ha solicitado CxL.

La Comisión de Buena Voluntad está compuesta por personajes ilustres nicaragüenses que buscan unir a la disidencia para enfrentar a Ortega en las elecciones, pero la misma es rechazada por CxL, que la señala de “innecesaria”.

DIFERENTES FUERZAS POLÍTICAS

La Coalición Nacional está compuesta por las organizaciones sociales Movimiento Campesino, Fuerza Democrática Nicaragüense (FDN), Unidad Nacional Azul y Blanco, y Grupo de Reflexión de Excarcelados (Grex), junto con el partido indígena Yatama (“Hijos de la madre tierra” en lengua miskita), y el PRD.

Por su parte, CxL forma parte de la Alianza Ciudadana, formada en conjunto con la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia.

“Hoy se está dando una muestra más, como las que se han dado durante meses, de la voluntad que tiene la Coalición Nacional, y concretamente el PRD, de mantener la buena voluntad de un diálogo de cara a lo que la ciudadanía está demandando, que es la unidad”, afirmó el líder de la Unidad Nacional Azul y Blanco, Félix Maradiaga, quien dijo que hasta ahora los opositores están “desconcertados con la resistencia (de CxL) a conversar”.

Las fuerzas opositoras de Nicaragua sostienen que la unidad es la única forma de evitar que Ortega, quien volvió al poder en 2007 tras haber gobernado entre 1979 y 1980, sume otros cinco años de un estilo de gobierno que califican de “dictatorial”.

Los disidentes temen un “nuevo fraude” en las elecciones del 7 de noviembre próximo, por lo cual exigen reformas electorales que garanticen unos comicios “creíbles”, tal como lo ha solicitado la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

Los opositores también creen que un salida de Ortega por la vía electoral, tal como ocurrió en 1990, es la única solución a la crisis sociopolítica que vive Nicaragua.