A un año del más cruento tiroteo registrado en las escuelas públicas de Florida, los distritos escolares se unieron para honrar a quienes perdieron la vida el 14 de febrero de 2018.

Redacción HOLA NEWS/ EFE | [email protected]

Jacksonville, FL.- La comunidad de Parkland recordó con “recogimiento”, según dijo uno de sus vecinos, el tiroteo que el Día de San Valentín de 2018 acabó trágicamente con la vida de 14 estudiantes y tres empleados de la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas (MSD).

Los alumnos de MSD, al parecer, prefirieron honrar en privado a sus compañeros y maestros muertos o quisieron evitar a los muchos periodistas congregados en la escuela, a juzgar por la poca asistencia a la llamada jornada “de servicio y amor”. De hecho, las autoridades escolares habían autorizado de antemano la ausencia voluntaria al campus durante el 14 y 15 de febrero, debido a que “aún hay heridas abiertas ante la terrible tragedia que se vivió hace un año”.

“Cada día es una lucha para ellos, padecen estrés postraumático. Para algunos es como si hubiera ocurrido ayer, es muy difícil”, manifestó a la prensa Robert Runcie, superintendente del Distrito Escolar de Broward, a las afueras de la escuela secundaria.

Runcie manifestó que ha sido “significativamente baja” la asistencia a la escuela, que estableció que los alumnos que no deseasen asistir podían hacerlo y también redujo la jornada escolar y cambió las clases por actividades comunitarias.

El extenso altar con flores y peluches de hace un año es ahora un pequeño jardín con 17 molinillos de colores que se mueven con el viento en tributo a cada una de las víctimas.

Uno de los pocos estudiantes que se asomaron no pudo contener las lágrimas al llegar al altar, que es custodiado por “ángeles guardianes” y perros de apoyo emocional.

“Es un día duro”, murmuró la mujer que dirigía el poco tránsito en esa esquina y que abrazó y consoló al joven.

La imagen solitaria y apacible de la escuela Marjory Stoneman Douglas, donde al igual que en todas los centros educativos de los condados de Broward y Miami-Dade se guardó un minuto de silencio al inicio de la jornada , contrasta con las escenas desgarradoras que vivieron allí hace un año padres, maestros y alumnos.

“Se siente consternación, un silencio, es un vacío”, expresó el salvadoreño Jorge Medina, un vecino de la escuela.

El templo del Tiempo

Una escultura en madera reciclada construida por el artista David Best, junto con un grupo de voluntarios para conmemorar el primer aniversario, ha sido también un punto de reunión para quienes han querido prestar tributo a las víctimas.

En ese templo sin dios ni religión, que dentro de unos meses será quemado como otras obras de Best, los visitantes dejaron mensajes, fotografías y objetos para recordar a las víctimas.

La comunidad también se reunió en un parque aledaño a la escuela, el Pine Trails Park, el mismo donde el 15 de febrero de 2018 se congregaron los estudiantes de Parkland y comenzaron una campaña agresiva por el control de las armas de fuego que se conoce como March for Our Lives (MFOL).

Andrew Pollack, cuya hija Meadow Pollack, de 18 años, fue asesinada, señaló que el aniversario “no tiene sentido” porque cada día para él es “14 de febrero”.

“Cada día siento lo mismo de perder a mi hija”, expresó.

Campaña contra armas

En Florida, los jóvenes y padres de MFOL lograron algunas restricciones, entre ellas el aumento de la edad para comprar armas, hasta los 21, y el establecimiento de un período de espera de tres días para la mayoría de las compras de armas de largo alcance.

Los estudiantes que sobrevivieron a la masacre y parientes de los 14 estudiantes y tres adultos que murieron acudieron ante las autoridades electorales con las primeras firmas de un total de 800.000 que se requieren para el cambio constitucional en las elecciones de 2020.

David Hogg, uno de los estudiantes supervivientes del tiroteo, que es actualmente un activista por el control de armas, hizo parte del grupo que entregó las primeras 88.000 firmas encaminadas a prohibir “la venta de armas de estilo militar” en Florida.

Desde el tiroteo de Parkland, varios estudiantes de la escuela escenario de la tragedia, entre ellos Hogg, han liderado una campaña nacional por el control de armas que incluyó la multitudinaria “Marcha por nuestras vidas” en Washington, en marzo de 2018.

En Jacksonville, las autoridades escolares enviaron una carta a las familias del distrito pidiendo que no se enviara regalos de ningún tipo a las escuelas y advirtiendo que se montarían operativos de vigilancia como medidas de control ante cualquier posible situación de peligro, ante la conmemoración del triste aniversario de la masacre en Parkland.

SHARE

Leave a Reply