• Los beneficios de convertirse en un padre sustituto o adoptivo y colaborar con más de 500.000 niños sin hogar en los Estados Unidos van mucho más allá de una posible remuneración económica. La satisfacción de poder dar apoyo a los niños es la mejor recompensa en caso  calificar como ‘Foster Parents’.

Por Margarita Vidal | [email protected]

Charlotte NC.- Pueden ser niños recién nacidos o en  edad escolar, posiblemente abusados o rechazados. Algunos quizá tengan problemas de aprendizaje, socialización o de salud. Otros, probablemente son parte de un grupo de hermanos que necesitan mantenerse unidos. Los casos y las necesidades pueden ser diferentes, pero todos tienen algo en común: la necesidad de un hogar que les brinde amor y paciencia incondicional.

Estos son algunos de los casos que  centenares de niños enfrentan en Carolina del Norte y que en Mecklenburg están a la espera de conseguir estabilidad en el calor de un hogar. En el caso de los niños hispanos, la necesidad es ubicarlos en hogares que compartan su cultura y lengua para que tengan un transición más natural.

“Aprender sobre cómo convertirse en padres adoptivos o sustitutos es una necesidad que confronta la comunidad hispana, sobre todo en momentos en que decenas de niños hispanos son colocados frecuentemente en hogares de otras etnias y culturas”,  explicó a HOLA News, Katie Dishman, reclutadora de familias del Children’s Home Society of North Carolina, al término de un taller presentado el jueves 11 de enero, en la sede de la organización, en Charlotte.

El taller tuvo como objetivo informar a la comunidad sobre el proceso para conseguir ser padres sustitutos. Dishman  explicó que la paciencia, perseverancia, flexibilidad y dedicación son virtudes que por esencia deben saber manejar todo padre o madre. “Si a estas cualidades le añadimos una extraordinaria tolerancia, entonces estamos hablando de cualidades potenciales que califican a un padre adoptivo o sustituto por excelencia”, afirmó. 

Y es que más de una responsabilidad, esta tarea es un reto de amor.

La insuficiencia de familias hispanas dispuestas a abrir sus puertas a niños que por diferentes razones entraron bajo custodia del estado  quedó manifiesta. “Nos gustaría poder mantener a cada niño dentro de su propia cultura o religión, por ejemplo, eso sería lo ideal, pero la mayoría de las veces no tenemos suficientes familias calificadas”, dijo la funcionaria y agregó que “la meta es poder conseguir más familias para poder ofrecer más diversidad a nuestros niños”.

Proceso y requisitos

Para ser padre adoptivo o sustituto es indispensable ser mayor de  21 años, tener una agenda flexible que les permita dedicar el tiempo necesario a los entrenamientos y las necesidades del o los menores a cuidar y completar un registro de huellas digitales, así como un chequeo de récord criminal y del FBI.

Además, los futuros padres deberán gozar de buena salud y someter a toda la familia a exámenes médicos. Otro requisito es poder trabajar en equipo con  Children’s Home Society of North Carolina y que los aspirantes completen un preentrenamiento de servicio de un mínimo de 30 horas.

Un trabajador social asignado a la familia le ayudará a completar todo el proceso en varias visitas al hogar, en las que se establecerá la condición de la casa y su aprobación como un lugar seguro para los menores a albergar.

Cobertura de gastos

Cada familia recibe mensualmente un reembolso de fondos federales, estatales o del condado para gastos de comida, ropa, recreación, transportación o vivienda del niño. En casos específicos, se reembolsan pagos especiales a la familia temporal que cuida a niños con necesidades excepcionales, como en el caso de necesidades médicas que requieren que el niño reciba cuidado, comida, ropa o equipo especializado.

En el estado de Carolina del Norte, el reembolso por el cuidado temporal es de $432 al mes.

Leave a Reply