Padre mexicano entra en refugio en Raleigh

0
92

•Este es el quinto inmigrante que se apega al santuario ofrecido por organizaciones religiosas en Carolina del Norte.

Por Walter Gómez | [email protected]

Raleigh, NC.- Un padre mexicano de cuatro hijos estadounidenses se refugió la noche del pasado lunes en la Iglesia Unida de Cristo de Umstead Park, en la capital del estado, desafiando una orden del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) que lo obligaba salir del país el 31 de julio.

Eliseo Jiménez, de 39 años, originario de San Luis Potosí, tomó la decisión de permanecer en santuario para luchar su caso y permanecer al lado de sus hijos.

“Cualquier padre que sepa el dolor de dejar a sus hijos, prácticamente abandonarles, entenderá que es una situación muy difícil”, dijo Jiménez en una conferencia de prensa ofrecida este martes en el templo al que  desde esta semana llamará su hogar.

“Hay que sacrificar cosas, tiempo y tener personas detrás que lo apoyen a uno  para lograr el objetivo de permanecer junto a nuestra familia ”, agregó el inmigrante que espera encontrar una salida legal a su situación migratoria.

Jiménez, que llegó a Estados Unidos hace 22 años, reside en Greensboro junto a su pareja y dos pequeños niños, de 4 y 5 años de edad,  que  ya planean visitarlo los fines de semana.

“Vamos a tratar que los niños no sientan por lo que estamos pasando, sino que cuando vengan a visitar sientan que son unas vacaciones, un día de campo, que estamos en otro lugar y en una casa más grande”, dijo Jiménez.

Su pareja, Gabriela Mendoza, expresó su confianza al dejar a su marido en esta iglesia.

“Estamos positivos. Él va estar en un lugar seguro sin miedo de ser deportado. Es un proceso muy duro pero confiamos en que todo va a salir bien y pronto va a regresar a casa”, mencionó.

Labor humana

El Reverendo Douglas Long, de la iglesia que abrió sus puertas para el santuario, afirmó que ofrecer refugio “se trata de practicar nuestra creencia en la igualdad de todos. Proporcionar un santuario a Eliseo da a sus abogados más tiempo para seguir el debido proceso y,  a sus defensores,  una oportunidad para presionar a los legisladores para aprobar leyes que realmente tienen sentido”.

La gestión del santuario contó con la gestión y apoyo del grupo Alerta Migratoria que también respalda la presión comunitaria hacia legisladores para conseguir que la separación de las familias sea detenidos.

Durante la conferencia de prensa, Viridiana Martínez  indicó  que en lo que corresponde al área legal el  abogado de Jiménez  “presentó una moción para  abrir el caso contra Eliseo de 2007,  por considerarlo un proceso ilegal”.

La activista se refirió a una deportación que enfrentó este padre en el condado Alamance, cuando no se le siguió el debido proceso y fue expulsado del país sin oportunidad de ser defendido ante la ley.

DELITO: NO TENER LICENCIA

En el año 2007 Jiménez  fue parado en un control de tránsito en el condado  Alamance y al no tener una licencia de conducir válida fue arrestado y puesto en manos de los agentes de Inmigración y deportado de manera expedita.

“Las autoridades me obligaron a firmar mi salida voluntaria. Me dijeron que como era indocumentado no tenia derecho de ver a un abogado o estar ante juez”.

Luego de un mes de estar en México, Eliseo regresó para estar con su familia y sus hijos. Pero seis años más tarde, en 2013 el destino lo puso nuevamente frente a las autoridades de inmigración y al borde de su expulsión.

“Fue un mal entendido con un amigo que vivíamos juntos. Tomé su camioneta prestada y cuando él regresó y no la vio en el parqueadero creyó que se la habían robado. Hizo primero la denuncia pero luego aclaró que todo había sido un error”, comentó.

Por este caso, a pesar que los cargos fueron desestimados, de acuerdo al Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) Eliseo tiene un cargo criminal en su record.

ORDEN FINAL DE REMOcIÓN

Desde su último enfrentamiento con las autoridades, Jiménez obtuvo un permiso de trabajo y la condición de presentarse periódicamente a la Oficina de Inmigración en Charlotte. A mediados de junio de 2017,  Eliseo se presentó a su cita de rutina, donde encontró la peor noticia: debía salir del país el 31 de julio.

“Unos abogados que consulté me lo habían anticipado. Los caso como los míos los estaban rechazando. Ellos enviaron un correo pidiendo extender mi salida por 30 días y esto me salvó para que me dieran más tiempo”, recordó.

Desde fines de julio Eliseo estuvo protegido en otros lugares a la espera que una iglesia abriera las puertas y le diera santuario.

“Alerta Migratoria estuvo buscando un lugar hasta que el reverendo Douglas se comunicó con ellos”. “Estoy dispuesto a estar aquí el tiempo que sea necesario. Esto es por mi familia y mis hijos. Voy a luchar hasta lograr estar en libertad”, concluyó.

Leave a Reply