Otro musical con Banderas y una cumbre de tres países, todo en Málaga

0
6
737916

CULTURA POLÍTICA

Málaga, 18 nov (EFE).- Un nuevo musical con Antonio Banderas al frente y una cumbre con jefes de Estado de tres países, todo eso ha ocurrido en Málaga en un mismo día y evidencia que las periferias también son centros de atención en distintos órdenes sociales.

“Como espectador no puedo vivir sin la música, no puedo vivir sin la literatura, no puedo vivir sin la pintura, no puedo vivir sin el teatro, no puedo vivir sin el cine”, confesaba en la noche de este miércoles el actor -en referencia al debate sobre lo esencial y lo no esencial- justo después de estrenar el musical “Company”, que dirige y protagoniza en su Teatro del Soho.

Mientras se aplaudía a los actores-cantantes-bailarines de esta compañía, unas cuantas calles más allá cenaban en un gran hotel, el Miramar, el rey Felipe VI, y los presidentes de Italia y Portugal, Sergio Mattarella y Marcelo Rebelo de Sousa, como colofón a su visita a la capital de la Costa del Sol, hasta donde han llegado a participar en la XIV Cumbre Cotec Europa.

España, Italia y Portugal han reclamado en ese foro una revolución digital con valores humanos y que todas las personas tengan derecho a una formación tecnológica para evitar brechas sociales.

Mientras, Banderas contaba al público asistente a su función que no entiende la vida “sin esa reinterpretación de la naturaleza, incluida la naturaleza humana, a la que llamamos arte”.

“Y el arte lo hacemos toda esta gente de aquí”, dirigiéndose a las decenas de personas de su amplio equipo que subió al escenario para hacerlos también protagonistas tras finalizar la obra, desde músicos a técnicos entre otras muchas funciones.

Todo en la misma jornada en la que uno de los mandatarios asistentes a la cumbre, Mattarella, ha aprovechado un rato libre para conocer la catedral de Málaga, imágenes de las que se procesionan en Semana Santa y la gastronomía local, un plan como el de cualquier turista en la conocida como ciudad de los museos.

Y ya en el foro cada mandatario ha lanzado su mensaje: Felipe VI ha defendido el derecho de los trabajadores a la formación tecnológica, Rebelo de Sousa ha pedido a los dirigentes políticos ser más innovadores, creíbles y confiables y el jefe de estado italiano ha planteado que las personas deben estar en el centro de la innovación social.

Una cumbre sobre transición hacia la economía intangible en una ciudad donde se pueden percibir de manera precisa valores como los culturales y en una jornada que Antonio Banderas cerraba feliz al ver, tras el sufrimiento del sector de las artes escénicas, “un teatro lleno”, en cuyas tablas no para durante las tres horas de función. Todo en Málaga.

Salvador Ruiz