Otra actriz denuncia ataques racistas en la popular serie australiana Neighbours

0
10
485620

AUSTRALIA RACISMO

Sídney (Australia), 14 abr (EFE).- La actriz australiana de origen indio Sharon Johal ha denunciado que fue objeto de comentarios y actitudes racistas en la popular serie Neighbours, una semana después de que dos actores aborígenes denunciaran episodios parecidos.

En un comunicado colgado el martes en su cuenta de Instagram, Johal afirmó que ha sufrido comentarios racistas por parte de actores a los que citó por su nombre y que no se sintió protegida por la productora de Neighbours, un icono de la televisión australiana que se emite desde 1985.

“Como abogada cualificada, veo esto como un claro asunto de derechos humanos, un problema que no es exclusivo de este lugar de trabajo, sino que es endémico en nuestra sociedad”, afirmó la actriz y abogada, quien agregó que espera que su testimonio promueva un cambio hacia la tolerancia en la industria de la televisión.

Johal dijo que como los otros actores que denunciaron su marginación en la serie, Meyne Wyatt y Shareena Clanton, ella también ha padecido “racismo directo, indirecto y disimulado”.

Además de sufrir generalizaciones racistas sobre los indios, la actriz calificó de “angustiante” cuando un antiguo compañero de la serie la comparó con una muñeca cabezuda y empezó a hablar con el acento del personaje de Apu de Los Simpsons mientras agitaba la cabeza imitando a una persona india.

Johal, que trabajó cuatro años en la serie hasta el pasado marzo, afirmó que recibió palabras de “comprensión” por parte de la productora, pero criticó que nunca tomaran acciones contra las personas que la denigraban por su color de piel.

Fremantle Media, la productora de la serie, afirmó en un comunicado que defienden un lugar de trabajo “respetuoso e inclusivo” y que se toma “muy en serio” cualquier asunto sobre racismo u otro tipo de discriminación.

ACTORES ABORÍGENES

El pasado 5 de abril, la actriz Shareena Clanton afirma que durante su trabajo este año en Neighbours escuchó a ejecutivos y compañeros usar calificativos denigrantes o bromas racistas contra las mujeres o personas de color.

“La represalia por denunciar el mal comportamiento y racismo me dejó aislada y aumentó mi marginación”, comentó Clanton Instagram, sin mencionar nombres para evitar demandas legales y al remarcar que “nunca más” trabajará para la serie.

Por su lado, el también actor Meyne Wyatt, quien el año pasado fue el primer indígena en ganar el prestigioso premio artístico Archibald, denunció en Twitter que él mismo sufrió racismo y homofobia cuando trabajó en Neighbours entre 2014 y 2016.

“Esto crea un ambiente inseguro para cualquiera de la comunidad LGBT+ y esta porquería necesita ser expulsada”, dijo al pedir un cambio en la serie y en la industria del cine y televisión australiana.

Los comentarios de los artistas aborígenes desataron una polémica en las redes sociales, donde varios usuarios cargaron contra los actores.