Washington, DC.- Las autoridades migratorias han comenzado a hacer exámenes médicos a todos los menores inmigrantes bajo su custodia después de que este 25 de diciembre falleciera un segundo niño guatemalteco tras haber sido detenido por cruzar irregularmente la frontera con México.

En los exámenes médicos tendrán prioridad los niños menores de 10 años, informó en un comunicado la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés).

Además, la Policía fronteriza anunció que está evaluando el cuidado que presta a estos niños menores de 10 años cuando son detenidos y en las primeras 24 horas de su custodia.

En el día de Nochebuena, un niño guatemalteco de ocho años, identificado como Felipe Gómez Alonzo, murió en un hospital del estado de Nuevo México por causas que aún se desconocen y después de haber estado bajo la custodia de la Policía fronteriza durante más de una semana.

Las normas del Gobierno fijan que los inmigrantes no deben ser detenidos durante más de 72 horas en las instalaciones de la CBP, que suelen estar destinadas para una estancia temporal y tienen menos recursos que los centros de detención gestionados por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

Este es el segundo menor que fallece en menos de un mes bajo custodia de las autoridades estadounidenses, después de la muerte de la niña guatemalteca Jakelin Caal Maquín, de 7 años, el pasado 8 de diciembre en un hospital infantil de El Paso (Texas), tras haber cruzado ilegalmente la frontera con México junto a su padre.

SHARE

Leave a Reply